Saltar al contenido
Guía de Perros

Terrier Tibetano

El Terrier Tibetano es un fiel compañero. Su origen es asiático y en el pasado se creía que atraía la buena suerte. Se desempeño como pastor y guardián de rebaños, pero se consolidó con el pasar de los años como un perro de compañía. Si quiere conocer la historia, las características y muchos detalles más sobre esta raza, sigue leyendo.

Historia del Terrier Tibetano

Es un perro originario de China. Es una raza muy antigua, pero su historia no está completamente clara. Sus inicios son asociados frecuentemente con los monasterios budistas y el Dalai Lama, pues hay evidencia de que tuvieron presencia en el Valle Perdido del Tíbet hace más de 2000 años. Curiosamente no es un terrier ni por sangre, ni por temperamento ni por su naturaleza para el trabajo; pero a su llegada a Occidente alguien le acuñó este término a su nombre debido a su tamaño y lo acompañó por siempre.

Durante mucho tiempo se desempeñó como pastor y guardián del rebaño, aunque por sus características es realmente bueno como acompañante. El primer ejemplar de este tipo que viajó a Estados Unidos lo hizo en 1956 y tan solo 17 años después, la American Kennel club decidió darle un lugar en sus registros.  En la antigüedad se consideraba que estos perros atraían la buena suerte y actualmente muchas familias su fortuna es tenerlos.

Características de la raza

Es un perro mediano. Tiene una altura entre 36 y 41 centímetros y su peso está alrededor de los 14 kilogramos. Su cuerpo es robusto, de perfil cuadrado. Tiene las patas bien anguladas, musculosas y con forma de raquetas de nieve. Sus pies son bien grandes, redondos y con almohadillas fuertes. Tiene la cola de inserción alta, longitud mediana y la lleva enroscada sobre la espalda.

Su lomo es corto y ligeramente arqueado. Sus costillas sobresalen y su pecho es largo, llega hasta el nivel de los codos. Tiene el cuello fuerte, muscular y de largo medio. Tiene la cabeza de tamaño mediano, se estrecha desde la inserción de las orejas hasta los ojos. Sus orejas tienen forma de V, las lleva colgantes, pero no demasiado pegadas a la cabeza. Su hocico es bien desarrollado, tiene mordida de tijera. Tiene los ojos grandes, redondos y bastante separados entre sí. Son de color pardo oscuro. Su expresión es decidida.

El pelo de este perro es de doble capa. La interna es fina y lanosa. La externa es abundante, fina, larga y puede ser lisa u ondulada. Se puede presentar de cualquier color, menos chocolate, hígado o merle. Los más comunes son los siguientes: blanco, dorado, crema, gris o ahumado, negro, bicolor y tricolor.

¿Cómo es su comportamiento?

Es un perro vivaz, de buen carácter. Disfruta mucho el calor humano y suele adaptarse a las circunstancias de la familia. Ante la presencia de pequeños o personas muy activas, esta raza es despierta y frente a amos más tranquilos, se comporta más calmado. Es un excelente compañero, muy fiel, sociable y amoroso. Le gusta estar alerta con lo que sucede a su alrededor y muestra instinto protector.

Es colaborador, por naturaleza disfruta realizar trabajo en colaboración conjunta. Por esta razón puede llegar a ser un buen aliado en trabajo del hogar, si se le entrena y se le enseña de cachorro. Este perro es bastante reservado, pero nunca se muestra agresivo. Se adapta muy bien a diferentes espacios y climas para vivir.

Cuidado del Terrier Tibetano

El cuidado del pelaje del Terrier Tibetano no es tan complicado como aparenta. Su doble capa es resistente a la humedad y actúa como un aislante natural. Esto hace que no se ensucie con facilidad y tampoco presente nudos o problemas con frecuencia. De igual modo, hay que cepillarlo entre dos y tres veces por semana, para ayudar a que se mantenga de la mejor manera posible. Asimismo, esta acción es percibida por este perro como un cariño y suele estrechar más los vínculos con su dueño.

Este perro tiene un nivel de energía alto, pero sabe como canalizarla dependiendo de sus circunstancias. Disfruta en la naturaleza, es la raza ideal si busca un acompañante para la montaña o cualquier otra aventura. Sin embargo, también puede disfrutar con mucha menos actividad fuera de la casa. Actividades en el patio o en el jardín y hasta jornadas de observación por la ventana pueden ayudarle a liberar energía. Eso sí, nunca se deben sustituir por completo sus paseos.

Por último, otro aspecto importante a tener en cuenta para el bienestar el Terrier Tibetano es su alimentación. Históricamente consumían los resto de la dieta tibetana, que estaba basada mayormente en granos cocidos. Esto le hace que tenga una buena asimilación de algunos alimentos para humanos, que complementan de gran manera su alimentación. Lo ideal es que se diseñe junto a un experto un dieta adecuada para la raza.

Así es su salud

Ese perro tiene una expectativa de vida entre los 15 y 16 años. Es una raza con una salud robusta, pero que con el paso de los años va perdiendo fuerza. Las enfermedades a las que se enfrenta mayormente son las siguientes: alergias, problemas de tiroides, cálculos en la vejiga, enfermedades periodontales y problemas de cadera y rótula.