Saltar al contenido
Guía de Perros

San Bernardo

El San Bernardo es una antigua raza proveniente de los Alpes Suizos. Fue criado por monjes y destacó como perro guía y rescatista desde sus inicios. El ejército de Napoleón lo volvió popular en toda Europa y con el tiempo dio el salto a América. Su participación en la cinta cinematográfica Beethoven le dio notoriedad mundial. ¿Te gustaría conocer todo sobre esta raza? Sigue leyendo y no te pierda ningún detalle.

Historia del San Bernardo

Es un perro suizo. Surgió en la montaña Gran Monte St. Bernhard alrededor del siglo XI. Su origen exacto se desconoce, pero se cree que provino de la mezcla entre mimosos asiáticos y perros locales. Lo cierto es que fue criado por monjes de un refugio de esta zona ubicada 2463 metros sobre el nivel del mar. Entonces los utilizaban como guías y protectores de viajeros y peregrinos que frecuentaban esta fría y complicada zona.

Existen escritos que respaldan su existencia en esta zona y uno que devela la forma en la que su popularidad se extendió por buena parte de Europa cerca de 1800. Se trata de una expedición que hizo el ejército de Napoleón Bonaparte junto a varios de estos perros y lo que contaron una vez que llegaron a su destino. Los compañeros peludos salvaron la vida de varios soldados perdidos en la niebla o paralizados por el frío.

Comenzó a ser conocido como Barry- Hund y se convirtió por excelencia en símbolo del perro de rescate. Desde entonces tiene un gran respeto en su pueblo, al punto de que es la raza canina oficial de Suiza. También en otros lugares es muy popular, en Estados Unidos participó en la famosa película Beethoven y su fama se disparó a las nubes. En la actualidad es una de los perros más famosos del mundo.

Características de la raza

Es un perro gigante. El macho tiene una estatura que se ubica entre los 70 y 90 centímetros. Su peso va de los 63 hasta los 82 kilogramos. La hembra tiene altura entre 65 y 80 centímetros. Tiene un peso que va desde 54 hasta 63 kilogramos. Tiene un cuerpo poderoso, balanceado, fuerte y musculoso. Su apariencia es imponente, impresionante.

Tiene las patas largas, musculosas y bien anguladas. Sus pies son anchos, con dedos fuertes y arqueados. Su espalda es ancha, fuerte y firme. Su pecho es profundo y sus costillas están bien arqueadas. Tiene el cuello  fuerte y de buen largo. Su cabeza es poderosa, ancha y ligeramente redonda. Tiene las orejas anchas, de tamaño medio e inserción alta. Sus hocico es de ancho uniforme, tiene mordida de tijera o de pinza. Sus ojos son de tamaño mediano, color marrón o avellana. Tiene una expresión amigable y bondadosa.

Existen dos variedades de pelo para esta raza: corto y largo. El corto también es conocido como pelo doble, porque cuenta con una lanilla interna gruesa y una externa lisa, gruesa y pegada al cuerpo. El largo, por su parte, también es de doble capa. La externa tiene una longitud considerable y la interna es muy abundante. En algunos sectores se le forman flecos.

Se puede presentar de color blanco base, con manchas rojas claras pequeñas o más grandes (perros manchados) hasta un manto de color rojo claro a oscuro ininterrumpido sobre el dorso y los flancos (perros con manto). También puede ser de color marrón rojizo interrumpido, marrón amarillento y atigrado.

¿Cómo es su comportamiento? 

Es una raza muy amigable y protector. No es tan juguetón como otras razas, pero muestra simpatía con su entorno. Desarrolló lazos cercanos y fuertes con sus familiares. Es un excelente compañero de los niños, los cuida y vigila para que no los pase nada malo. Por eso es conocido como un perro niñera.

Tampoco tiene problemas para congeniar con otros animales, incluidos perros de otras razas. Con los extraños es un poco más reservado, pero tampoco suele tener problemas. Por su gran tamaño vive mucho mejor en lugares grandes, a pesar de que no es tan activo. No le gusta estar solo, así que debe vivir dentro de la casa. Si pasa muchas horas sin compañía puede volverse algo destructivo y desarrollar ansiedad por separación.

Así debe ser su cuidado 

El cuidado de las dos variedades de pelaje del San Bernardo requiere el mismo cuidado. Un cepillado semanal es suficiente para mantenerlo libre de nudos y sucio. Pero en la época de muda (dos veces al año) es necesario que se haga diariamente, para retirar todo el pelo muerto y evitar que se riegue por toda la casa. El baño de esta raza suele realizarse cada cuatro semanas.

En cuanto a otras atenciones, este perro no es demasiado demandante. Para mantener su buen estado físico, necesita paseos coros diarios, pues no es una raza con exceso de energía. Eso sí, no debe promoverse su inactividad, pues uno de sus principales problemas es la obesidad. Asimismo, es un perro muy inteligente, que requiere ocupaciones que le estimulen para mantenerse sanos mentalmente.

La salud de San Bernardo

Esta raza tiene una expectativa de vida entre los 8 y los 10 años. Entre los principales problemas de salud que puede presentar a lo largo de su existencia, se encuentran: hinchazón (un padecimiento estomacal que puede ser mortales), displasia de codo y de cadera y enfermedades oculares. Asimismo, tiene tendencia a la obesidad, por lo cual es importante vigilar su alimentación y promover su actividad física.