Saltar al contenido
Guía de Perros

Pinscher alemán

El Pinscher alemán es una de las razas más antiguas del país europeo. Se desarrolló para trabajar como cazador de roedores y guardián, pero su gran inteligencia le ha permitido asumir otros roles a lo largo de la historia. Es el antecesor del Pinscher miniatura y el Doberman. ¿Te interesa este perro? ¿Quieres conocer su historia y todos los detalles? Sigue leyendo.

Historia del Pinscher alemán

Es una de las razas alemanas más antiguas. Es el antecesor del Pinscher miniatura y del Doberman. Hay pinturas y otras evidencias de que este perro estuvo presente desde el siglo XVIII. En sus inicios fue utilizado como cazador de roedores en las granjas y como guardián en diferentes lugares. Pero después, cuando sus dueños se percataron de su gran inteligencia, fue entrenado para realizar otra tareas en amplios terrenos.

En 1880 se realizó el primer estándar de este canino. Quince años más tarde fue incluido en los registros de las principales asociaciones cinológicas de Alemania. Las Guerras Mundiales afectaron mucho a esta raza, pero posterior a los conflictos un grupo de entusiastas logró restaurarlas. Werner Jung fue uno de los principales responsables de esta recuperación y es reconocido como uno de los padres del Pinscher alemán.

Características de la raza

Es un perro grande. Tiene una estatura entre 45 y 50 centímetros. Su peso va desde los 14 hasta los 20 kilogramos. Tiene un cuerpo fuerte y con musculatura bien desarrollada. Sus patas son rectas, largas y anchas. Tiene los pies cortos y redondos, con dedos apretados y arqueados (como un gato). Lleva la cola en forma de sable.

Su lomo es corto, fuerte y profundo. Tiene el pecho moderadamente ancho, de corte oval y llega a la altura de los codos. Su cuello es de postura aristocrático, de largo medio, sin papada ni piel suelta. Tiene la cabeza fuerte y alargada. Sus orejas son de inserción alta, tienen forma de V y las lleva dobladas y caídas. Su hocico termina en cuña troncada, tiene la mandíbula poderosa y su mordida es de tijera. Sus ojos son oscuros, tienen forma de óvalo y párpados pigmentados.

El Pinscher alemán tiene la piel firme. Su pelo es corto, tupido, brillante y bien pegado al cuerpo. Se pueden presentar de la siguiente manera: unicolor (rojo ciervo, rojo-marrón hasta el rojo oscuro-marrón) y bicolor (negro y fuego, con marcas fuego rojas o marrones).

¿Cómo es su comportamiento?

Es un perro con mucho temperamento. Se muestra muy enérgico y tiene una gran inteligencia. Es muy dispuesto para el trabajo y colaborador en el hogar. Tiene viveza, es activo y se maneja con facilidad en actividades de guardia y vigilancia. Su carácter es estable, suele tener buena relación con todos los miembros de su familia y es bastante cercano a su amo.

El Pinscher alemán se adapta a diferentes espacios. En el campo se desenvuelve con naturalidad, suele rondar y vigilar todo el terreno. En casas más pequeñas o apartamentos, también es activo y mantiene su guardia, pero no sufre viviendo bajo techo. Eso sí, debe contar con el espacio y el tiempo necesario para gastar toda la energía extra. Es una excelente raza para la familia, guardia y compañía.

Así debe ser su cuidado

Esta raza es ágil y atlética. Cuenta con un nivel de energía bastante alto, por lo cual necesita numerosas actividades durante el día para mantener su forma física y mental. Si vive en el campo, disfrutará patrullando el lugar y colaborando en algunas actividades para las que se puede entrenar. Si vive en una casa o apartamento, requiere al menos dos paseos diarios y algunos juegos durante el día.

El cuidado estético es más sencillo que el de otros perros. Su pelo corto corto y denso necesita poco mantenimiento. Un cepillado semanal y un baño ocasional lo mantendrán brillante y en buen estado. Es importante cortarle las uñas con frecuencia, pues suelen desgastarse con mayor lentitud que las de otras razas y le genera molestias al correr.

La salud del Pinscher alemán

Este perro tiene una esperanza de vida entre los 12 y 14 años. Es una raza muy sana, pero hay unas pocas enfermedades a las que tiene mayor disposición. Entre ellas se encuentran: la displasia de cadera, enfermedades oculares y la enfermedad de von Willebrand. En menor escala, también puede presentar problemas cardíacos y complicaciones tardías posteriores a la vacuna dentro de la raza.