Saltar al contenido
Guía de Perros

Pequeño perro ruso

El pequeño perro ruso es un compañero muy querido. Con su dulzura e inteligencia no tiene problemas para ganarse el corazón de su familia. Disfruta acurrucarse en los brazos y descansar en las piernas de su amo. Si te gusta esta raza, quieres conocer todas sus características y su historia, sigue leyendo.

Historia del pequeño perro ruso

Es una raza relativamente joven. Surgió en Rusia, alrededor de 1950. Proviene del English Toy Terrier, una raza que fue muy popular en territorio ruso a principios del siglo XX. Pero a pesar de su amor por este perro, no se llevó un proceso de crianza organizado y entre 1920 y 1930 quedaron prácticamente extintos. Un grupo de entusiastas se propusieron restablecerla, pero no utilizaron perros con pedigree y algunos tenían características diferentes a las establecidas en el estándar.

De esta manera, casi sin querer, nació una raza diferente. Este cachorro siguió siendo ligado y hubo cambios sobre todo en su pelaje. De esta manera fueron reconocidos dos especies: de pelo largo y de pelo corto. En 1966 se escribió un estándar oficial y se unificaron ambos tipo dentro de una misma raza. En la actualidad no es un perro demasiado popular, más allá de sus fronteras.

Características de la raza

Es un perro pequeño o de juguete. Tiene una altura entre los 23 y 27 centímetros, mientras que su peso se ubica alrededor de los 3 kilogramos. Su cuerpo es elegante, de buenas proporciones y armónico. Sus patas son largas, con huesos finos y músculos secos. Tiene la espalda fuerte y recta. Su lomo es corto, ligeramente prominente y su pecho es largo, alcanza los codos.

Tiene la cola larga, en forma de sable y es de inserción alta. Su cuello es largo, limpio y lo lleva en alto. Su cabeza es pequeña, delgada, en forma de cuña. Tiene el hocico limpio y se afina hacia la punta. Su mordida es de tijera, tiene dientes blancos y de tamaño medio. Sus orejas son grandes, finas, erguidas y de inserción alta. Tiene los ojos bastante grandes, redondos y expresivos. Su mirada es amigable e inteligente.

La piel del pequeño perro ruso es delgada y ajustada. Hay dos tipos de pelaje para esta raza: corto y largo. El tipo corto es pegado, brillante y sin subpelo. El otro tipo tiene un largo entre 3 y 5 centímetros, ligeramente ondulado y pegado. Tiene flecos en la parte posterior de los muslos, en la cola y en las orejas. Puede presentarse de los siguientes colores:  negro y fuego; marrón y fuego; azul y fuego; lila y fuego; rojo con negro, con azul, con marrón, con lila y sólido. También puede ser bayo y crema.

¿Cómo es su comportamiento?

Es un perro activo, muy alegre y algo travieso. Su carácter es muy inquieto, le gusta correr y jugar por toda la casa. Es especialmente dulce con su amo, disfruta acurrucarse en sus brazos o descansar sobre sus piernas. Tiene una conducta amigable con toda la familia y se la lleva especialmente bien con los niños; sin embargo, por su diminuto tamaño pueden ser sensibles, por lo cual se debe vigilar que los pequeños no sean muy bruscos.

Es perfecto para vivir en apartamentos o casas pequeñas. Le gusta ser el centro de atención del hogar, y aunque es muy inteligente y puede aprender con facilidad, es importante que se le impongan límites y se le deje claro que no es el jefe de la manada. Con los extraños es un poco desconfiado, se mantiene distante, pero nunca es agresivo ni tímido. Este perro bien socializado y educado puede convertirse en uno de los mejores compañeros de todos.

Así debe ser su cuidado

El pequeño perro ruso de pelo largo requiere mayor atención que el de pelo corto, por obvias razones. Necesita que lo cepillen diariamente, para evitar que sus flecos se conviertan en nudos. La zona de las orejas también es más delicada, pues su abundante pelo hace que acumule suciedad con mayor frecuencia. Para el tipo de pelo corto, el cepillado puede ser dos veces por semana, solo para retirar el pelo muerto y evitar que se riegue por toda la casa. Para ambos casos, el baño debe realizarse cada tres o cuatro semanas.

Por otro lado, esta raza tiene una energía alta; sin embargo, su moderado tamaño hace que cualquier jardín o patio sea más que suficiente para su buen desenvolvimiento. Adicionalmente, lo ideal es que de al menos un paseo de duración media fuera de su territorio, para que pueda socializar y ocupar su mente en otras tares. Este perro es bueno para deportes de agilidad y obediencia.

La salud del pequeño perro ruso

Esta raza tiene una expectativa de vida entre los 12 y 14 años, aunque hay numerosas historias de perros bien cuidado que viven mucho más. El principal problema de salud que presenta está relacionado con sus dientes. La mayoría de los cachorros no mudan naturalmente todos sus dientes y tienen que ser extraídos manualmente. También puede presentar enfermedad periodontal y acumulación de placa. Por otro lado, este perro puede sufrir luxación patelar, úlcera y atrofia progresiva de retina.