Saltar al contenido
Guía de Perros

Labrador Retriever

El Labrador Retriever es el perro más popular en Estados Unidos. Su origen es inglés, pero en este territorio donde más corazones ha conquistado. Su carácter amigable, su devoción hacia la familia y disposición para el trabajo le han dado notoriedad en los últimos años. Se ha desarrollado como perro de rescate, de terapia, de asistencia y en mucho más labores sociales. ¿Quieres conocer más sobre esta raza? Sigue leyendo para que tengas todos los detalles.

Historia del Labrador Retriever

Es un perro inglés. Su origen no es tan antiguo, surgió en Terranova a finales del siglo XIX. Su llegada a este territorio se dio luego de que cazadores ingleses visitarán Canadá y volvieran con perros de trabajo que sentaron la base para la raza.

Consiguió popularidad rápidamente gracias a su capacidad en el agua. Se convirtió en el mejor compañero de cazadores de patos y pescadores. En el año 1903 fue incluido en los registros del Kennel Club y poco después se fundó el primer club de la raza.

Posterior a estos hechos, viajó a Estados Unidos y rápidamente destacó. La AKC lo reconoció en 1917 y desde entonces su popularidad fue en ascenso. En 1991 se único como la raza preferida de los estadounidenses y por 27 años se ha mantenido en ese peldaño. Se ha desarrollado como perro de rescate, de terapia, de asistencia y en mucho más labores sociales.

Características de la raza

Es un perro grande. El macho tiene una estatura entre 56 y 57 centímetros. La hembra tiene una altura que va desde los 54 hasta los 56 centímetros. Su peso no se especifica en el estándar, pero ronda los 30 kilogramos. Tiene un cuerpo de constitución fuerte.

Sus patas son rectas, de huesos fuertes. Tiene los pies redondos, compactos, con dedos bien arqueados y almohadillas muy desarrolladas. Su cola es de tamaño mediano, gruesa en la base y adelgaza hacia la punta. Tiene el cuello robusto y poderoso.

Su cabeza es amplia y tiene forma redondeada. Tiene el hocico poderoso, pero no afilado. Su nariz es amplia, con fosas nasales bien desarrolladas. Tiene la mandíbula de un largo mediano y mordida de tijera. Sus ojos son de tamaño mediano, de color castaño o avellana. Expresan inteligencia y buen temperamento.

Tiene el pelo corto, denso u sin ondulaciones o flecos. Al tacto es duro y tiene una subcapa que lo hace resistente a bajas temperaturas. Puede presentarse de color amarillo, negro, hígado o chocolate.

¿Cómo es su comportamiento?

Tiene un carácter muy equilibrado, es de buen temperamento y devoto a su familia. Se mantiene cercano a su amo y desarrolla buenas relaciones con todos los integrantes del hogar. Suele ser bastante dócil y obediente. Frente a los extraños no muestra timidez ni agresividad. Tampoco tiene problemas con otros perros. Es conocido como uno de los perros más sociables del mundo.

Es un perro grande, vivaz y con bastante energía, por lo cual se adapta mucho mejor a espacios grandes. En apartamento o casas pequeñas no se desenvuelve de la mejor manera; sin embargo, tiene la capacidad de adaptarse siempre y cuando cuente con tiempo y dedicación para los paseos. Es una raza que demanda mucha atención y puede sufrir de ansiedad por separación. Cuando cachorros son un poco mordelones, es buena idea comprarle objetos especiales para evitar que destruya en el hogar

Así debe ser su cuidado

Lo más importante en el cuidado del Labrador Retriever es el ejercicio. Es una raza muy activa, que necesita al menos dos pásela largos y actividad en cada para mantener su forma física y mental. Es un cobrador por naturaleza, por lo cual disfruta buscar y traer objetos. Una buena forma para complementar sus paseos, son juegos de este tipo en el hogar.

En cuanto a la estética, no hay demasiado trabajo. Su capa doble de pelo, además de hacerlo resistente a las bajas temperaturas,  evita que se ensucie con facilidad. Por esta razón, el baño puede extenderse un poco más que el de la mayoría de las razas. El cepillado es suficiente semanalmente para que se mantenga en perfecto estado.

 La salud del Labrador

Tiene una expectativa de vida entre los 10 y los 12 años. Entre las enfermedades más comunes de al raza se encuentran: displasia de cadera, luxación de rodilla, problemas del corazón, miopatía hereditaria y atrofia de retina. Asimismo, este perro suele tener un apetito insaciable, por lo cual tiene tendencia a desarrollar obesidad.