Saltar al contenido
Guía de Perros

Kelpie australiano

El Kelpie es un gran perro pastor. Surgió en Australia y destacó casi de inmediato por su gran capacidad para el pastoreo. Asimismo, su capacidad de trabajar con altas temperaturas, durante tormentas de polvo y en terrenos muy rústicos, le hicieron notar. En la actualidad tiene una gran reputación en su país de nacimiento, pero también es reconocido en otros territorios. ¿Quieres conocer más detalles sobre esta raza? Continúa leyendo y encontrarás su historia, sus características y muchos datos más.

Historia del Kelpie 

Es una raza australiana. Surgió alrededor de 1900, cuando se expandió la ganadería y los dueños de terrenos tuvieron la necesidad de un perro que los ayudara con el pastoreo. Hasta ese momento esa labor era llevada a cabo por convictos, pero al multiplicarse la cantidad de animales, era prácticamente imposible que lo lograran. Entonces importaron tres tipos de collies desde Escocia y se propusieron criar al trabajador ideal.

Lo lograron. Dieron con una raza capaz de recorrer tres veces la distancia de un hombre en el mismo período de tiempo; y que además tiene una gran resistencia a las altas temperaturas y a terrenos ásperos. También es capaz de moverse entre tormentas de polvo sin demasiados problemas y soportar largas sequías. Por estas características ganó gran notoriedad rápidamente y se ha mantenido hasta día de hoy en su país natal.

Características de la raza

Es un perro grande. El macho tiene una altura entre 46 y 51 centímetros y la hembra mide desde 43 hasta 48 centímetros. Tiene un cuerpo firme, musculoso y uniforme. Sus patas son de husos fuertes, pero no lucen gruesas. Tiene los pies redondos y con almohadilla resistentes. Su cola cuelga ligeramente arqueada cuando está en reposo y la lleva levantada cuando está en atención.

Tiene el lomo fuerte y bien musculoso. Su pecho es profundo y moderadamente ancho. Tiene las costillas bien arqueadas y hacia atrás. Su cuello es de longitud moderada y ligeramente arqueado. No presenta papada. Su cabeza guarda proporción con el tamaño del cuerpo. Tiene una forma casi triangular, se asemeja a la forma de la del zorro. Su hocico es bien moldeado y definido. Tiene la mandíbula fuerte, con mordida de tijera. Sus ojos tienen forma de almendra y son de tamaño mediano. Tiene una expresión inteligente y alerta.

El Kelpie tiene una capa de pelo doble. La interna es corta y densa. La externa es dura, estirada y bien pegada. En los muslos, el cuello y la cola es más largo que en el resto del cuerpo. Se presenta en las siguientes tonalidades: negro, negro y fuego, rojo, rojo y fuego, leonado, chocolate y color humo. Su pelo es resistente a la lluvia a superficies rústicas.

¿Cómo es su comportamiento?

Es un perro inteligente, activo y lleno de energía. Tiene un carácter dócil, suele ser muy colaborador y dispuesto a lo que requiera su amo. Tiene facilidad para aprender tareas sencillas y muestra una gran devoción por el trabajo. Sin embargo, es independiente. En su mente percibe a las personas como sus socios y no como sus jefes.

En la casa es un poco ansioso, sobre todo cuando su ritmo de vida va muy por debajo del que demanda su naturaleza. En el campo es alerta, tiene un instinto natural para el trabajo con ovejas y otros animales. Vive mucho mejor en casa grandes o granjas, que en apartamentos o lugares muy pequeños. Es una raza amistosa, nunca se muestra agresiva. Tiene buena relación con los niños, aunque a veces puede intentar relacionarse con ellos como con su rebaño. Con otros perros no suele tener problemas.

Así debe ser su cuidado

El cuidado de esta raza es bastante sencillo. Su doble capa de pelo es muy corta y resistente a la humedad, a superficies rústicas y al polvo. Por esta razón, no es necesario dedicar demasiadas horas a su mantenimiento. Un peinado semanal suele ser más que suficiente para que su pelaje se mantenga de la mejor manera y para deshacerse de los pelos muertos. El baño también debe realizarse de manera ocasional, normalmente luego de cuatro o cinco semanas.

El Kelpie es un perro enérgico. Demanda mucho ejercicio para conservar su  buen estado físico. También en lo mental requiere actividad, pues es un perro naturalmente predispuesto al trabajo. Por esta razón no es un buen perro para apartamentos o casas muy pequeñas. Es importante que tenga una zona confortable para su descanso. Luego de largas jornadas de trabajo o paseo, esta raza necesita apagar su interruptor y descansar cerca de su familia.

La salud del Kelpie

Este perro tiene una expectativa de vida que se ubica entre los 10 y 13 años. Generalmente son perro muy sanos y hay muy pocas enfermedades o problemas de salud a los que tiene predisposición. Estas son: atrofia progresiva de retina, anomalía del ojo de collie, displasia de cadera, abiotrofia cerebelosa y criptorquidia (una enfermedad que afecta la vida sexual del perro).