Saltar al contenido
Guía de Perros

El Harrier es un antiguo cazador inglés. Tiene una aspecto parecido al del Beagle, pero su historia es mucho más larga. Se cree que el expresidente George Washington fue uno de sus padrinos a su llegada a Estados Unidos. En la actualidad no tiene tanta popularidad en el mundo, pero es reconocido por su buen desempeño en el trabajo y carácter equilibrado en el hogar. Sigue leyendo para que conozcas todos los detalles sobre esta raza.

Historia del Harrier

El origen de este perro inglés no está muy claro. El registro más antiguo que existe de esta raza data de 1260 y está claro que se popularizó en territorio británico gracias a sus facultades para la caza. Se cree que el Foxhound inglés tuvo que ver con su aparición y a que través de la crianza selectiva se consiguió un perro más pequeño y compacto.

Lo cierto es que consiguió el reconocimiento de muchos en su país por su trabajo en el campo y fue exportado a Estados Unidos en la época colonial. Se dice que el expresidente George Washington fue uno de los que respaldó la raza en este territorio. En la actualidad la mayoría de estos caninos se encuentran en su lugar de origen, no goza de mucha popularidad en el resto del mundo. Frecuentemente es confundido con el Beagle o el Beagle- Harrier.

Características de la raza

Es un perro mediano. El macho tiene una altura que se ubica entre 48 y 55 centímetros, mientras que la altura de la hembra va desde 48 hasta 50 centímetros. El peso de esta raza suele estar entre los 40 y 60 kilogramos. Su cuerpo es de apariencia ligera, pero es sólido y distinguido. Tiene las patas rectas y bien aplomadas. Sus pies son de forma redondos, con los dedos relativamente juntos.

Tiene el lomo fuerte, con un ligero arqueamiento. Su pecho es más profundo que amplio. Tiene la cola medianamente larga y con buen porte. Su cuello es largo y libre. Tiene la cabeza medianamente amplia. Sus orejas tiene forma de V, son casi planas y no son muy largas. Tiene el hocico bastante largo y puntiagudo. Su nariz es negra y bien desarrollado. Sus ojos no son muy grandes y de color oscuro. Tiene una expresión vivaz.

La piel de Harrier es blanco, con manchas negras. Tiene el pelo liso y corto. Generalmente es de color blanco, con tonalidades negras o naranja. También puede presentarse tricolor, con un manto negro sobre la espalda.

¿Cómo es su comportamiento?

Este perro tiene un carácter amigable. Suele ser cariñoso y amable con su amo; sin embargo, también es bastante independiente y en algunos momentos se muestra un poco más distante. Tiene una gran inteligencia y necesita conocer las reglas desde muy pequeño, pues de lo contrario puede ser algo testarudo. Su naturaleza lo hace un poco terco, pero bien socializado es posible hacer que tengo un comportamiento ejemplar.

Es una raza muy sociable, desarrolla buenas relaciones con todos los miembros de la familia, incluyendo los niños pequeños. Tampoco tiene demasiado problemas con otros perros, aunque su instinto de presa es fuerte y puede reaccionar de manera indeseada ante caninos muy pequeños y otros animales. Puede adaptarse a diferentes lugares para vivir, pero sin duda está mucho más cómodo con el espacio suficiente para correr y desarrollarse sin muchos obstáculos.

Así debe ser su cuidado

El pelo del Harrier es bastante sencillo de mantener. Con una o dos cepilladas a la semana suele mantenerse en estado óptimo. Tampoco suele ensuciarse con mucha facilidad, por lo cual el baño puede realizarse cada cuatro o cinco semanas. Es importante vigilar la zona de las orejas, donde sí puede acumular algo de suciedad con mayor frecuencia. Las uñas también hay que recortarlas con frecuencia, aunque muchas veces se le liman naturalmente con la superficie en la que se desenvuelve.

Por otro lado, este perro requiere una alta cantidad de actividad física. Están predispuestos a largas y exigentes jornadas de trabajo en el campo, por lo que si viven en una casa deben sentirse compensados con frecuentes paseos. Disfrutan mucho acompañando a su amo en caminatas o actividades al aire libre. Es importante que siempre lleve su cadena, para evitar que corra tras alguna presa y desobedezca las órdenes. Esta raza es buena en deportes caninos y es una excelente forma de ayudarlos a consumir toda la energía extra.

La salud del Harrier

Este perro bien cuidado puede ser bastante longevo. Su expectativa de vida se ubica entre los 12 y los 15 años. Su salud es muy fuerte, suele ser una raza bastante sana; sin embargo, hay algunos problemas a los que tiene mayor predisposición. Entre ellos se encuentran: displasia de cadera, problemas oftalmológicos e infecciones en los oídos.