Saltar al contenido
Guía de Perros

Gran Danés

Es un perro de gran tamaño y enorme corazón. Su protagónico papel en la serie de Scooby Doo y su particular físico le han dado notoriedad mundial. Es tan buen guardián como acompañante, por lo cual se ha convertido en el favorito de millones de familias. ¿Te interesa esta raza? ¿Quieres saber si es la adecuada para tu hogar? Sigue leyendo y descubrirás su historia, sus características y mucho más.

Historia del Gran Danés

Nadie sabe con certeza la razón por la cual se relaciona a este perro con Dinamarca. Su origen es alemán y está relacionado con los antiguos Bullenbeißer, Hatz y Saurüden. En un principio estaba bajo la denominación de dogo, como se le nombraba en su tierra a cualquier perro grande sin raza determinadas.

Más adelante se dividieron en Dogo Ulmer, Dogo Inglés, Dogo Danés, Hatzrüde, Saupacker y Gran Dogo, según su color y tamaño. Hasta que en 1978 un grupo de criadores, entre los que destacó el Dr. Bodinus, decidieron englobar a todas estas razas bajo la denominación de Dogo Alemán y comenzaron un proceso de estandarización que los llevó al perro que se conoce hoy en día.

Ha tenido diferentes tareas a lo largo de la historia, entre los que destacan la caza y la vigilancia. Hoy en día sigue brillando como un gran guardián, aunque también ganó la fama de buen acompañante gracias a su aparición en la famosa serie animada de Hanna-Barbera denominada Scooby Doo. En la actualidad es un perro reconocido en diferentes partes del mundo.

Características de la raza

Es un perro gigante. La estatura del macho varía entre los 80 y 90 centímetros. Su peso se ubica entre los 63 y los 79 kilogramos. Mientras que la hembra tiene una altura que va desde los 72 hasta los 84 centímetros y su peso es de 49 a 63 kilogramos. El Gran Danés tiene un cuerpo robusto, potente, de apariencia casi cuadrada (sobre todo los machos).

Sus patas son largas, con huesos fuertes y bien anguladas. Tiene los pies redondo, con dedos bien juntos, uñas fuertes y negras. Su lomo es ligeramente arqueado, ancho y bien musculado. Tiene el pecho ancho y profundo, alcanza la articulación de los codos. Su cola es de inserción alta, medianamente larga y ancha. La lleva en forma de sable cuando está alerta y hacia abajo cuando se mantiene en reposo.

Tiene el cuello largo, seco y musculoso. Su cabeza es alargada, estrecha, en armonía con su cuerpo. Sus orejas son de tamaño medio, inserción alta y las lleva colgando junto a las mejillas. Tiene el hocico profundo y casi rectangular. Sus maxilares son anchos y bien desarrollados. Tiene mordida de tijera. Sus ojos son de forma almendrada, tamaño medio y color oscuro. Tiene una expresión vivaz, inteligente y amigable.

La piel del Gran Danés está bien pegada al cuerpo y es pigmentada por colores sólidos. Su pelo es muy cporto, tupido, liso y brillante. Se presenta de tres estilos: leonado y atigrado (en cualquier tipo de dorada con máscara o rayas negras), arlequín (base blanca y manchas negras), negro (azabache con manchas blancas en pecho y patas) y azul (acero oscuro con manchas blancas en pecho y patas).

¿Cómo es su comportamiento?

Su aspecto contrasta fuertemente con su carácter dentro de casa. Es un perro amigable, devoto a sus familiares y de trato dulce con cada uno de los integrantes del hogar. Tiene una especial devoción hacia los niños, aunque por su gran tamaño no se recomienda dejarlos solos con los más pequeños, ya que podría lastimarlos sin intención. Es un perro ideal como compañero, aunque también tiene atributos que le permiten desarrollarse en otras áreas.

Es buen guardián, a pesar de su carácter dulce, pues además de imponer solo con su presencia, es algo más serio y reservado con los extraños. Necesita mucho espacio, es realmente incómodo tenerlo en apartamentos o casas pequeñas. Lo ideal es que conviva en una casa grande, con patio o jardín y espacio suficiente para moverse libremente sin causar un terremoto a su paso. Requiere compañía, no le gusta estar solo y suele ser bastante tranquilo en el hogar.

Así debe ser su cuidado

El cuidado estético de esta raza es bastante sencillo, excepto en su época de muda (dos veces al año). En este período necesita ser cepillado diariamente para retirar el exceso de pelo muerto y evitar que inunde la casa. El resto del tiempo basta con una cepillada a la semana. Suele ser bastante aseado, por lo cual no requiere baños tan constantes, al menos que transite por una zona sucia o fangosa. Por último, en cuanto a la estética, es importante cortarle las uñas regularmente para que no lo lastimen al correr.

Por otro lado, el Gran Danés es un perro activo, a pesar de que se muestre algo perezoso en casa algunos días. Así que es importante que paseo al menos dos veces al día. Le gusta acompañar a los corredores y a los ciclistas, pero no debe hacerlo hasta que sea mayor de dos años. De lo contrario podría sufrir de las articulaciones. El último punto importante para la felicidad de este perro está relacionado con la alimentación. Uno de los principales problemas de salud de esta raza es la torsión gástrica, que puede resultar mortal. Aunque no se sabe a ciencia cierta que lo produce, se ha comprobado que una correcta alimentación puede ayudar a evitarla.

La salud del Gran Danés

Este perro tiene una expectativa de vida entre los 7 y los 10 años. Su principal problema de salud es la torsión gástrica, que puede resultar mortal. Con un buen plan alimenticio se puede reducir el riesgo de que la padezca y también se ha desarrollado una cirugía preventiva en los últimos tiempos. Otras enfermedades que suelen atacar a esta raza son: problemas oculares y cardíacos, hipotiroidismo,  tiroiditis autoinmune y displasia de cadera.