¿Cómo Tratar una Luxación Patelar en Perros?

Una luxación patelar en perros es una condición en la que la rótula, también conocida como patela, se desliza fuera de su lugar normal en la articulación de la rodilla. Esta afección puede ser dolorosa y causar dificultades al caminar o correr para tu compañero canino. En este artículo, aprenderás todo lo que necesitas saber sobre cómo tratar una luxación patelar en perros, incluyendo su causa, síntomas, diagnóstico, opciones de tratamiento y cuidados a largo plazo.

¿Qué es una luxación patelar en perros y cómo se produce?

La luxación patelar en perros es una afección común que afecta principalmente a razas pequeñas y medianas. Se produce cuando la rótula se desplaza de su posición normal en la articulación de la rodilla. La rótula está ubicada en una especie de ranura en el fémur, y su función es facilitar el movimiento de las patas traseras. Sin embargo, en algunos perros, esta ranura no es lo suficientemente profunda o es anormalmente superficial, lo que puede llevar a que la rótula se deslice fuera de su lugar.

La causa exacta de la luxación patelar en perros no siempre está clara, pero se cree que hay factores genéticos involucrados. Algunas razas tienen una mayor predisposición a desarrollar esta condición, como el Chihuahua, el Pomerania, el Bulldog Francés, el Bichón Frisé y el Poodle Toy, entre otros. La luxación patelar puede presentarse en uno o en ambos miembros posteriores y puede variar en su gravedad.

Es importante destacar que la luxación patelar en perros puede causar dolor y cojera en el animal afectado. Los síntomas pueden incluir dificultad para caminar, saltar o correr, así como cojera intermitente. En casos graves, la rótula puede quedar permanentemente desplazada, lo que puede requerir intervención quirúrgica para corregir el problema.

See also  Constantes Fisiologicas En Perros

Síntomas de una luxación patelar en perros que debes conocer.

La luxación patelar en perros puede manifestarse de diferentes maneras, dependiendo de la gravedad de la afección y del perro en particular. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • Cojera intermitente o leve.
  • Dificultad para extender completamente la pata trasera.
  • Cambio en la forma de caminar o correr.
  • Movimiento de la pata hacia un lado mientras camina.
  • Dolor o sensibilidad en la articulación de la rodilla.

Si observas alguno de estos síntomas en tu perro, es importante que consultes a un veterinario especialista en ortopedia veterinaria para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

Además de los síntomas mencionados anteriormente, es posible que también observes que tu perro evita saltar o subir escaleras debido al dolor en la rodilla afectada. Otro síntoma común es la presencia de un chasquido o clic audible al mover la articulación de la rodilla. Estos signos adicionales pueden indicar una luxación patelar más grave y requieren atención veterinaria inmediata.

Diagnóstico de la luxación patelar en perros: cómo saber si tu mascota la padece.

El diagnóstico de la luxación patelar en perros generalmente se realiza a través de un examen físico y la evaluación de la historia clínica del animal. El veterinario examinará la forma de caminar del perro, evaluará la movilidad y sentirá la articulación de la rodilla en busca de posibles anomalías.

En algunos casos, puede ser necesario realizar radiografías para evaluar la ubicación de la rótula y determinar el grado de la luxación. Las radiografías también pueden ayudar a descartar otras posibles afecciones que puedan estar causando los síntomas observados.

See also  Cómo Prevenir la Infección por Microsporum Canis en Perros

Grados de severidad de la luxación patelar en perros: identifica el nivel de afectación.

La luxación patelar en perros se clasifica en diferentes grados según la gravedad de la afección. Estos grados van desde el grado 1, que es el menos severo, hasta el grado 4, que es el más grave. La clasificación se basa en la facilidad con la que se puede corregir manualmente la luxación y la estabilidad de la rótula.

En el grado 1, la rótula se desliza ocasionalmente de su lugar pero vuelve a su posición normal espontáneamente. En el grado 2, la rótula se desplaza con mayor frecuencia y puede permanecer fuera de su lugar durante períodos cortos de tiempo. En el grado 3, la rótula se encuentra permanentemente desplazada pero se puede reducir manualmente. En el grado 4, la rótula está permanentemente desplazada y no se puede reducir manualmente.

La gravedad de la luxación patelar determinará el mejor enfoque de tratamiento, que puede incluir tanto opciones no quirúrgicas como cirugía.

Tratamientos conservadores para la luxación patelar en perros: opciones no quirúrgicas.

En casos leves o en perros en los que la luxación patelar no causa muchos problemas, se pueden utilizar tratamientos conservadores sin necesidad de recurrir a la cirugía. Algunas opciones no quirúrgicas incluyen:

  • Control del peso: Si tu perro tiene sobrepeso, es importante controlar su dieta para reducir el estrés en las articulaciones.
  • Medicamentos antiinflamatorios: El veterinario puede recetar medicamentos antiinflamatorios para reducir el dolor y la inflamación en la rodilla.
  • Ejercicio y fisioterapia: Se pueden recomendar ejercicios específicos y técnicas de fisioterapia pautados por un profesional para fortalecer la musculatura de las patas traseras y mejorar la estabilidad de la rodilla.
See also  Como Se Ven Los Tumores En Los Perros

Es importante seguir las recomendaciones del veterinario y asistir a controles periódicos para evaluar la respuesta al tratamiento conservador y realizar los ajustes necesarios en caso de ser necesario.

Cirugía para tratar la luxación patelar en perros: qué debes saber antes de tomar una decisión.

En casos más graves de luxación patelar, puede ser necesario recurrir a la cirugía para corregir el problema. La decisión de optar por la cirugía debe ser tomada en conjunto con el veterinario y se basa en varios factores, como el grado de severidad de la luxación, la edad y estado de salud general del perro, y la presencia de posibles complicaciones.

Existen diferentes técnicas quirúrgicas para tratar la luxación patelar en perros, y la elección dependerá del caso específico. Algunas de las técnicas más comunes incluyen la liberación del ligamento lateral de la rótula, la corrección de la forma de la articulación de la rodilla y la reconstrucción de los tendones y tejidos blandos circundantes.

Es fundamental seguir todas las indicaciones postoperatorias proporcionadas por el veterinario para garantizar una adecuada recuperación. Esto incluye limitar la actividad física del perro, administrar medicamentos según lo indicado, realizar vendajes o inmovilizadores si es necesario, y asistir a visitas de seguimiento para evaluar el progreso y realizar ajustes en el plan de cuidados según sea necesario.

Leave a Comment