Saltar al contenido
Guía de Perros

Chin Japonés

El Chin Japonés es un elegante compañero. Tiene un carácter amigable y su conducta generalmente es descrita como felina. Su historia se remonta varios siglos atrás y aunque no está claro su origen, se sabe que se estableció y se desarrolló en territorio japonés. Durante todo este tiempo se ha reconocido como buen compañero, no ha cumplido otras funciones a lo largo del tiempo. Si quieres conocer todos los detalles sobre esta raza, no deje de leer.

Historia del Chin Japonés

Es una antigua raza asiática. Hay muchas teorías sobre su origen, algunos autores lo ubican en Corea, otros en China y otros en sectores europeos. Se dice que pudo ser criado por budistas, por emperadores o por comerciantes del viejo continente; pero nadie discute que se desarrolló en Japón. Llegó a este territorio entre los años 500 y 1000 y se estableció rápidamente.

A Occidente tardó bastante en llegar, pues el territorio japonés estaba aislado de Occidente. En 1854 fue que viajó y se dio a conoce en otros territorios. En ese entonces era conocido como el perro de agua japonés y era prácticamente exclusivo de la realeza y las clases altas. En la actualidad es el perro más reconocido en Japón, luego del Akita Inu. Tiene bastante popularidad también en otro territorios, entre los que destaca Norteamérica.

Características de la raza

Es un perro pequeño. Su estatura se ubica alrededor de los 25 centímetros. Las hembras suelen ser uno o dos centímetros más pequeñas. El peso no está establecido en el estándar de la raza, pero no supera los cinco kilogramos. Tiene un cuerpo elegante y agraciado. Sus patas son de huesos finos, con la parte posterior del muslo cubierta de pelos en forma de flecos. Tiene los pies pequeños y con una forma parecida a los de la liebre.

Su lomo es amplio y ligeramente ampliado. Tiene el pecho moderadamente ancho y profundo. Su vientre es bien recogido y lleva la cola sobre el dorso. Tiene el cuello bastante corto y lo mantiene erguido. Su cabeza es ancha y de forma redonda. Sus orejas son largas, triangulares y colgantes. Tiene los dientes blancos y fuertes, su mordida es nivelada. Su caña nasal es corta y ancha. Tiene la trufa de color negro o encarnado intenso. Sus ojos son grandes, redondos y de color negro brillante.

Tiene el pelo abundante, sedoso, liso y largo. Todo su cuerpo está cubierto, excepto la cara. En las orejas, el cuello, los muslos y la cola el pelo tiene forma de flecos. Se presenta de color blanco con manchas negras o rojas. Las marcas están distribuidas de manera simétrica y se presentan en todos los lugares del cuerpo.

¿Cómo es su comportamiento?

El Chin Japonés tiene un carácter que a menudo es comparado con el de los felinos. Tiene una elegante manera de caminar, disfruta posando en lugares altos y pasa mucho tiempo acicalándose a sí mismo. Es bastante alegre, le gusta jugar, aunque algunas veces se muestra un poco distante.

Tiene una particular manera de comunicarse con sus familiares, no lo hace con ladridos, sino con gemidos y otros ruidos particulares. Se relaciona bien con los niños, tiene bastante paciencia y disfruta pasar tiempo junto a ellos. Es algo frágil y puede ser sensible ante tratos rústicos, por lo cual es recomendable que se le enseñe a los más pequeños del hogar a tratarlos.

Es un buen vigilante, se mantiene alerta y ronda por toda la casa. Ante cualquier eventualidad avisa con su ladrido. Se adapta mucho mejor a lugares pequeños, en los cuales pueda permanecer cercano a sus seres queridos. No le gusta pasar mucho tiempo solo o alejado de la familia.

Así debe ser su cuidado

Esta raza destaca por su hermoso y particular pelaje. A primera vista muchos piensan que debe ser complicado su mantenimiento, pero lo cierto es que es bastante sencillo. Con un cepillado a la semana suele ser suficiente para que se mantenga desenredado y brillante. Asimismo, el Chin Japonés se acicala frecuentemente y es muy aseado, por lo cual el baño puede extenderse mucho más que el de otros perros. Es importante que a este canino se le corten las uñas frecuentemente, le crecen muy rápido y le ocasionan problemas para caminar o correr.

Otros aspectos que hay que vigilar para que esté sano y feliz, están relacionado con su alimentación y ejercicio. Es importante diseñar junto a un especiales una dieta ideal para la raza y tratar de respetar los horarios, porque este perro suele ser bastante goloso y puede desarrollar obesidad. En cuanto a la actividad física, necesita salir diariamente y jugar en el hogar. Tiene bastante energía, aunque no suele pedir actividad muy intensa. Una caminata o una horas de juego en el patio lo ayudan a mantenerse en forma física y mental.

Así es su salud

La expectativa de vida del Chin Japonés se ubica entre los 10 y los 12 años. Suele ser un perro sano, que no presenta demasiados problemas de salud con frecuencia. Entre las principales enfermedades que desarrolla se encuentran: luxación de rodilla, cataratas, epilepsia y soplos cardíacos de inicio temprano. Asimismo, esta raza puede desarrollar una afección neurológica llamada gangliosidosis GM2 o enfermedad de Tay-Sachs, que puede llegar a ser mortal.