Saltar al contenido
Guía de Perros

Bulldog Inglés

septiembre 27, 2018
Bulldog Ingles

El Bulldog Inglés es un fiel acompañante. Es cercano a su dueño y tiene una buena relación con los niños, por lo cual es elegido por muchas familias para el acompañamiento. Tiene un gran prestigio en Inglaterra, pues es considerado símbolo de esta tierra. ¿Te gustaría tener uno? Sigue leyendo para que conozcas todas sus características.

Si tuvieses que valorar esta raza de perros ¿cuántas estrellas le darías?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

¿Dónde se originó esta raza?

El origen del Bulldog Inglés es algo incierto. Se cree que su origen puede haber ocurrido alrededor del siglo XII en las Islas Británicas del cruce entre perros de procedencia molosa utilizados para la guerra. La intención original de sus criadores fue utilizarlo para presa de toros, un sangriento espectáculo que fue muy popular entre el siglo XIII y el XVIII en Inglaterra.

Consistía en enfrentar a caninos con toros salvajes en un ring y solía realizarse antes de las pelear de boxeo. Para esto necesitaban una raza fuerte, feroz y con la capacidad de ser entrenada para la batalla. El Bulldog cumplía con todos esas características y era el elegido.

Una vez fue prohibido ese cruel espectáculo en el siglo XIX, surgieron otras ideas y comenzaron a hacerse peleas con otros animales, como osos importados. Por lo costoso de estos nuevos shows, dejaron de realizarse y el Bulldog perdió mucha popularidad en Inglaterra.  Estuvo al borde de su extinción; sin embargo, un grupo de criadores se interesó en conservar la raza y puso manos a la obra.

Hicieron cruces con perros menos feroces y agresivos para intentar disminuir estas cualidades indeseables en un animal de compañía. Con la aparición del Bulldog Club se organizaron mucho mejor y poco a poco fueron dando con la raza que hoy en día es la favorita para familias que quieren un fiel acompañante.

Algunos perros con el gen original fueron trasladados a otros países y de otros cruces se originaron el Bulldog Francés y el Bulldog Americano, que son reconocidas como razas distintas a esta y tienen otras características físicas. Por esta razón, y con la intención de remarcar esas diferencias, se le acuñó el término “Inglés”.

Estas son sus características físicas

Es un perro mediano, con una estatura que varía bastante, pero que puede estar entre los 35 y los 45 centímetros. Su peso es aproximadamente de 23 kilogramos para la hembra y 25 para el macho. La estampa del Bulldog es robusta. Tiene patas cortas, fuertes y musculosas. Su pecho es profundo, ancho y la parte posterior de su cuerpo corto es visiblemente más delgada. También tiene el lomo más alto, característica distintiva de esta raza.

Su cuello es ancho y tiene una papada pronunciada. Su cabeza es ancha, sobresale sobre su cuerpo. Tiene orejas cortas, delgadas y redondas. Sus ojos son oscuros, redondos y están algo separados. Tiene un hocico corto, ancho y notablemente fuerte. También tiene arrugas visibles sobre los ojos y alrededor del hocico.

Su pelaje es corto, fino y liso.  Puede presentarse de un solo color o de dos. Los tonos más comunes son: blanco,  rojo y blanco, atigrado y blanco,  blanco con manchas, marrón todo y  blanco con una máscara u hocico negro. Por último, el Bulldog tiene un movimiento al caminar que los distingue de otras razas.

¿Cómo se comporta el Bulldog? 

Es un perro cercano, que le gusta el calor humano. Prefiere vivir cerca de su amo, en lugar de solo en el patio o en el jardín. Demanda bastante atención y desarrolla una relación muy cercana con los humanos. Es un perro que difícilmente puede cambiar de dueño.

Su carácter es sorprendentemente pacífico, ya casi no le quedan restos de su origen feroz y agresivo. Excepto cuando debe defender su territorio o a su familia, ahí sí reacciona con ferocidad. Es bastante tolerante con su entorno, se relaciona muy bien con los niños pequeños y no tiene grandes problemas para compartir con otros perros. Asimismo, puede desarrollar una buena relación con otros animales como gatos y aves.

Son tranquilos, no ladran en exceso ni hacen mucho ruido; excepto cuando duermen, que pueden despertar a cualquiera con sus ronquidos.

Puede adaptarse a la vida en apartamentos u hogares pequeños y también a lugares rurales o más abiertos. Es un perro medianamente activo, disfruta de los juegos y de sesiones de ejercicios siempre y cuando no sean muy extensas.

¿Cómo debe ser el cuidado? 

Un factor del que debes estar muy pendiente si tienes un Bulldog Inglés es de las altas temperaturas. Por su fisionomía esta raza no soporta el calor y puede tener problemas de salud serios si no lo proteges. Ten mucho cuidado con la actividad física, la necesita y debes pasearlo con frecuencia; pero no lo sometas a rutinas muy intensas.

Su pelaje es fácil cuidado, basta con cepillarlo tres veces por semanas para quitarle el pelo muerto. El baño puede ser cada cinco semanas, es un perro limpio; sin embargo, límpialo con frecuencia con un paño húmedo en los pliegues de su cara y otras partes del cuerpo.

La salud del Bulldog Inglés 

Debido a todos los procesos de selección artificial por lo que ha pasado a lo largo de su historia, esta raza tiene tendencia a varios problemas de salud. Uno de los más frecuentes son los relacionados con el sistema respiratorio, pues su hocico corto y chato le afecta en temperaturas altas o cuando se somete a actividades intensas.

Otras enfermedades comunes a las que se puede enfrentar son: displasia de cadera y de codo, la queratoconjuntivitis, entropión, ectropión, cataratas, paladar elongado, cola invertida, problemas de piel y torsión gástrica. La expectativa de vida del Bulldog Inglés es entre 8 y 10 años.

Si quieres seguir más nuestro contenido, no te pierdas nuestras publicaciones en Instagram y Facebook.