Saltar al contenido
Guía de Perros

Bulldog francés

El Bulldog francés es un compañero ideal. Tiene buen tamaño, es amigable y se relaciona de gran manera con todos los miembros de la familia. Recibe bien a los extraños y no suele tener problemas con otros animales. Disfruta mucho de la compañía humana, puede llegar a ser bastante demandante. ¿Quiere saber más sobre esta raza? Sigue leyendo y entérate de todos los detalles de uno de los perros más populares del mundo.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

Cargando…

Historia del Bulldog francés

Es un perro francés con varios siglos de historia. Se originó alrededor del año 1800, cuando un grupo de fabricantes de tela decidieron mudarse a Francia en búsqueda de oportunidades y llevaron consigo a sus Bulldog toy. Se cree que esta extinta raza se mezcló con Pug y Terriers y apareció el Bulldog francés. Su rasgo distintivo fueron las orejas de murciélago.

El Frenchie, como se le conoce popularmente en su país de origen, fue concebido como un perro de compañía. Ganó gran notoriedad dentro de la alta sociedad parisina. Era relacionado con la vida de mujeres elegantes en la ciudad. Los pintoresEdgar Degas y Toulouse-Lautrec lo incluyeron en algunas de sus obras de la época.

A finales del siglo XIX, la popularidad de este perro trascendió las fronteras. Se expandió por diferentes lugares de Europa y América. En el país en el que tuvo mayores problemas para ser aceptado fue en Inglaterra, por el hecho de que era una adaptación del Bulldog original, que era considerado un símbolo del país. Hoy en día, el Bulldog francés es uno de los perros más populares de todo el mundo.

Características de la raza

Es un perro mediano. El macho mide entre 27 y 35 centímetros y tiene un peso que va desde los 9 hasta los 14 kilogramos. La estatura de la hembra se ubica entre los 24 y 32 centímetros, mientras que peso está entre los 8 y los 13 kilogramos. Tiene un cuerpo corto, robusto, rechoncho y compacto en todas sus proporciones.

Sus patas son cortas, bien aplomadas y musculosas. Su cola es de inserción baja, corta y gruesa en la base. La línea superior de este perro se levanta ligeramente, por lo cual se le conoce popularmente como roach back (espalda de cucaracha) y es una característica típica de esta raza. Tiene el lomo corto, ancho y arqueado. Su pecho es cilíndrico y generalmente desciende por debajo de los codos.

Tiene el cuello corto, poderoso y ligeramente curvado. Su cabeza es fuerte, ancha y cuadrado. Está cubierta por piel elástica, la cual forma pliegues y arrugas simétricas. Sus orejas son de tamaño medio, anchas en la base y redondas en la punta. Son de implantación alta y siempre están erguidas. Se dice que tiene orejas de murciélago. Su hocico es corto, ancho y con pliegues. Tiene una mandíbula poderosa. Los ojos son grandes, redondos y de color oscuro. Tiene una expresión vivaz.

La piel del Bulldog francés es firme, aunque presenta pliegues en algunas zonas. Tiene el pelo liso, apretado, brillante y suave. Se presenta de color leonado y atigrado, con o sin manchas blancas o negras.

¿Cómo es su comportamiento?

El Bulldog francés es un excelente compañero. Tiene un carácter alegre, es muy sociable y juguetón. Disfruta mucho de la compañía de su amo y se la lleva bien con todos los miembros de la familia. Con los niños suele desarrollar un vínculo cercano, especialmente cuando le respetan y dedican parte de su tiempo a jugar y a divertirse juntos. También recibe bien a los extraños y no tiene mayores problemas para conectar con otros perros y mascotas.

Es un perro posesivo y algo demandante de compañía. No le gusta pasar mucho tiempo solo y cuando lo hace se vuelve destructivo. Es ideal para personas que trabajen en casa, o que tengan horarios que le permitan compartir la mayor parte del tiempo con su amigo peludo. Desarrolla con bastante facilidad ansiedad por separación, lo cual lo hace sufrir más de la cuenta cuando su ser querido sale de casa. Se adapta muy bien a vivir en apartamentos o casas pequeñas. Prefiere vivir bajo techo, no es ideal para tenerlo en el patio o en el jardín.

Así debe ser su cuidado

El cuidado estético es excesivamente sencillo. Su pelo es de fácil mantenimiento, con un cepillado semanal es más que suficiente. El baño se realiza normalmente cada cinco o seis semanas, no es un perro que se ensucie con mucha facilidad. A lo que sí se debe estar atento es a los pequeños pliegues que se forman en su piel. Es necesario limpiarlo frecuentemente con un paño húmedo para evitar que acumule suciedad y desarrolle enfermedades de la piel. Es importan que esta zona se mantenga seca, por lo cual también se debe vigilar muy bien después del baño.

Por otro lado, el Bulldog francés no demanda demasiada actividad física. Un paseo diario suele ser más que suficiente y es importante que no sea demasiado exigente, pues su hocico corto y chato le puede ocasionar problemas en este escenario. Este perro tiene sensibilidad a los climas cálidos o húmedos y no es buen nadador, por lo cual es importante mantenerse atento si hay piscinas, lagos o incluso una bañera cerca.

La salud del Bulldog francés

Tiene una expectativa de vida entre los 10 y los 13 años. Entre los principales problemas de salud a los que tiene mayor predisposición se encuentran: afecciones oculares, tales como cataratas, entropión y ojo de cereza; alergias en la piel y transtornos cutáneos autoinmunes. Asimismo, pueden presentar problemas de rótula y de cadera. Por último, el Bulldog francés es más sensible a la anestesia que la mayoría de las razas.