Saltar al contenido
Guía de Perros

Bulldog Americano

El Bulldog Americano es un perro valiente, con bondades para el trabajo y características que le hacen un buen compañero. Es valiente, buen guardián y fiel a su familia. En situaciones complicadas muestra lo fuerte de su carácter y en otros situaciones es bastante tranquilo. Continúa leyendo si quieres conocer la historia y todos los detalles de esta raza.

Historia del Bulldog Americano

El origen del Bulldog Americano es similar al inicio del Bulldog Inglés. Deriva de la antigua raza británica utilizada para peleas de toros y posteriormente lucha de perros. Una vez prohibido estos crueles actos, un grupo de esta raza se mudó junto a sus dueños a Estados Unidos y aunque cambió su labor (se dedicaron al control y la caza de animales), a diferencia de su primo inglés, mantuvo su gen casi intacto.

Por muchos años vivió en su nuevo territorio, pero las Guerras Mundiales lo golpearon fuerte. Después de los conflictos estaban prácticamente extintos y un grupo de criadores se puso como tarea recuperar la raza. Jhon D. Jhonson y Alan Scott lideraron a este grupo, que ligó a los sobrevivientes con Bully y otras razas para el reestablecimiento. Y lograron su cometido, aunque no es reconocido como una raza oficial por las principales organizaciones cinológicas actualmente. Asimismo, no abundan en este territorio y la mayoría siguen dedicándose al trabajo en el campo.

Características de la raza

Es un perro mediano. El macho tiene una estatura que se ubica entre los 57 y los 67 centímetros; mientras que la de la hembra suele ir desde los 53 hasta los 65. Su peso ideal no está establecido en el estándar de al raza, solamente se limita a definir que debe ser proporcional con la talla. Tiene un cuerpo robusto, poderoso y es ligeramente más largo que alto.

Sus patas son fuertes y musculosas. Tiene los pies redondos, medianos y apretados. Su pecho es profundo y moderadamente ancho. Su lomos es corto, ancho y ligeramente arqueado. Tiene la cola de inserción baja, es gruesa en la base y se vuelve fina hacia la punta.

Su cuello es grueso, pero se afina hacia los hombros. Tiene una ligera papada. Su cabeza es ancha y tiene el hocico amplio y poderoso. Sus orejas son de inserción media y de tamaño mediano. Tiene los ojos en forma de almendra, pueden ser de cualquier color. El borde de sus ojos es negro.

Tiene el pelo corto y apretado. Su textura es algo áspera, pero no demasiado exagerado. El colo más común en el que se presenta es el blanco, pero puede aparecer de cualquier tono; excepto negro puro, azul puro, mirlo y tricolor.

¿Cómo es su comportamiento?

Tiene un carácter determina, es muy valiente y buen defensor. Se mantiene en alerta y saca lo más fuerte de su carácter en las situaciones que así lo ameriten. No ataca, ni se muestra agresivo sin razón. Es cercano a su familia y tiene un instinto protector bastante alto. En el campo es un excelente trabajador, brilla en la caza y en el control de animales. Esta misma característica lo hace mostrarse un poco conflictivo con otras mascotas en casa, sobre todo cuando son más pequeños.

Es un perro que se adapta mucho mejor a la vida en espacios rurales o casas grandes. Le cuesta más acostumbrarse a vivir en apartamentos o lugares muy pequeños. Puede llegar a ser bastante testarudo si no se le marcan los límites desde cachorros y si no tiene un dueño firme que le haga entender que es el líder de la manada. Bien socializado puede ser un buen acompañante.

Así debe ser su cuidado

Es un perro que necesita bastante actividad. No tanto por su nivel de energía (que de por si es alto), sino porque naturalmente está predispuesto a permanecer activo. En el pasado fue un perro de trabajo y en sus genes quedó bien marcada esta labor. Por esta razón, si se quiere como acompañante, se le debe dar tiempo y espacio suficiente para que se desarrolle. Es bueno para algunos juegos caninos, esta es una buena forma de ayudarlo a mantenerse en forma.

Su cuidado estético es muy sencillo, su pelaje es de fácil mantenimiento y no suele ensuciarse con demasiada frecuencia; sin embargo, bota bastante pelo y si se quiere mantener el espacio lo más limpio posible es necesario peinarlo al menos tres veces a la semana. Es importante vigilar algunas zonas delicadas de este perro, como las orejas o la parte posterior de los ojos, donde suele acumular suciedad y puede convertirse en un problema de salud a mediano plazo.

La salud del Bulldog Americano

La expectativa de vida este perro depende mucho del cuidado que se le de. Puede ubicarse en los 8 años y extenderse hasta los 16. Suele ser muy sano, pero hay algunos problemas a los que tiene mayor tendencia. Entre ellos destacan la displasia de cadera, la luxación de codo y los tumores. Asimismo, esta raza puede desarrollar algunos problemas óseos si se le exige demasiado o se le somete a rutinas muy intensas durante su etapa de desarrollo.