Saltar al contenido
Guía de Perros

Braco italiano

diciembre 8, 2018

El Braco italiano es una cazador versátil muy antiguo. Hay evidencias  de su existencia en el siglo IV antes de Cristo. Es muy apreciado por su grandes cualidades en el campo y también ha enamorado familias alrededor del mundo con su carácter equilibrado y amistoso. Sigue leyendo si quieres conocer la historia de esta raza y algunas de sus características.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

Cargando…

Historia del Braco italiano

Es una raza italiana muy antigua. Es conocido como el pointer más viejo del mundo, hay pinturas y registros de su existencia en el siglo IV antes de Cristo. Se cree que surgió del cruce entre Segugio italiano y el extinto Mastín asiático.

Se desarrolló en dos sectores del norte de Italia y en principio se diferenciaban los perros de cada zona. Es así como se hablaba del Pointer de Piamonte y el Pointer de Lombardía. La diferencia principal entre estos dos tipo era el color: uno era blanco y naranja y el otro roan y marrón.

Ambos se exportaban a través del viejo mundo y alcanzaron su punto máximo de popularidad en la época del Renacimiento. Pero cercano al siglo XX, sufrieron un repentino descenso, principalmente por la falta de criadores y veladores de la raza. Fueron mezclados con muchas otros perros y debilitaron el gen original casi hasta su extinción.

Fue entonces cuando en Italia tomaron una decisión crucial: juntaron los perros de Paimonte y Lombardía para unificar las características, crear un estándar y dedicarse a su reproducción. Tuvieron éxito, en 1949 se fundó la Societa Amatori Bracco Italiano en su territorio de nacimiento. Poco después se escribió el estándar y se consolidó la raza.

Alrededor de 1980 fue exportado a Reino Unido y otros países del mundo. En 2011 fue aceptado por la AKC y otras organizaciones cinológicas americanas. En la actualidad es bastante conocido como un cazador de versátil. También se le llama Pointer italiano.

Características de la raza

Es un perro grande. La estatura del macho se ubica entre los 58 y los 67 centímetros; mientras que al altura de la hembra va desde los 55 hasta los 62 centímetros. El peso de esta raza se ubica entre los 25 y los 40 kilogramos. Tiene un cuerpo robusto y armonioso.

Sus patas son largas y musculosas. Tiene los pies ligeramente ovalados, con los dedos apretados y las uñas ovaladas, apuntando hacia el suelo. Su lomo es amplio y fuerte. Tiene el pecho profundo, desciende hasta los codos. Su cola mide entre 15 y 25 centímetros. Es gruesa en la base, recta y la lleva casi horizontal.

El cuello del Braco italiano es potente y tiene forma de cono. Tiene la cabeza angular y estrecha. Su hocico es recto, de un largo medio. Tiene mordida en pinza, con dientes fuertes. Las orejas son largas, las lleva un poco levantadas. Están insertadas bien hacia atrás de la cabeza. Tiene los ojos bastante grande, en posición semi-lateral. Son de color ocre o marrón. Su expresión es suave y sumisa.

Tiene la piel dura, pero elástica. Es más suave en la zona de la cabeza. el cuello y la parte inferior del cuerpo. Su pelo es corto, tupido y brillante. Se presenta más fino y corto en la cabeza, las orejas y la parte anterior de las piernas y los pies. Puede ser de los siguientes colores: blanco, blanco con manchas de tamaño variado naranja, o color ámbar más o menos oscuro, blanco con manchas marrones más o menos grandes, blanco salpicado de color naranja pálido. blanco salpicado de marrón.

¿Cómo es su comportamiento?

El Braco italiano tiene un carácter dócil. Es muy inteligente y obediente, por lo cual es fácil de entrenar. Se adapta muy bien a la vida en familia, es apegado a su amo y desarrolla buena relación con los niños, siempre y cuando lo respeten. Es juguetón y tiene mucha energía. Disfruta de la compañía humana e intenta siempre estar en el centro de atención.

Es un trabajador nato, por lo cual puede ser buen colaborador en algunas tareas en el hogar. Se adapta mucho mejor a espacios grandes y abiertos. Se le dificulta la vida en casas pequeñas o apartamentos. Es bastante inquieto y demanda mucha atención. Si se socializa bien puede llegar a desarrollar buena relación con otros perros. Le cuesta un poco más tener buen trato con otros animales, especialmente cuando son muy pequeños, pues se activa de inmediato su instinto de presa.

Así debe ser su cuidado

Es un perro con gran energía y es muy inquieto. Es fundamental para su buen desarrollo físico y mental realizar mucho ejercicio. Dos largas caminatas al día puede quedarse cortas, al menos que se incluyan actividades al aire libre que implique su máximo esfuerzo físico y mental. Si no, siempre y cuando cuente con el espacio, buscará algo de diversión y entretenimiento en el hogar. El braco italiano, cuando no cuenta con estas condiciones, puede desarrollar conductas poco deseadas. Por esta razón es una raza ideal para familias muy activas.

El cuidado estético es bastante sencillo. Su pelo corto y rústico es fácil de mantener. Basta con cepillarlo una vez a la semana para retirar el pelo muerto y evitar que se riegue por toda la casa. Asimismo, es un perro bastante aseado, generalmente se mantiene en buenas condiciones hasta seis semanas. La zona de las orejas es de especial atención, pues acá sí suele acumular sucio y se termina convirtiendo en problemas de salud. Las uñas de esta raza también hay que vigilarlas, su forma (apuntan hacia abajo) hacen que se vuelvan un problema cuando están muy largas.

Salud

Tiene una expectativa de vida entre los 10 y los 14 años. Suele ser un perro bastante sano, pero existen algunas enfermedades a las que tiene predisposición. Entre ellas se encuentran: displasia de cadera y codo, anomalías oculares como entropión, ectropión y cataratas, y trastornos renales como la amiloidosis renal.  También puede presentar infecciones en los oídos y estrés ortopédico.