Saltar al contenido
Guía de Perros

Braco del Bourbonnais

El Braco del Bourbonnais es un excelente cazador. Es capaz de desarrollarse en diferentes escenarios y tiene una gran capacidad para el trabajo. Su origen es francés, pero en los últimos años se ha desarrollado más en Estados Unidos. Si quieres conocer la historia y todos los detalles sobre esta raza, no dejes de leer este trabajo.

Historia del Braco del Bourbonnais

Es una antigua raza francesa. La literatura del siglo XVII hizo una amplia descripción de este perro, pues ya estaba consagrado como buen cazador. Se desarrolló en la provincia de Borbón y su origen es similar al de otros pointer franceses. Sus primeros años se dedicó exclusivamente al trabajo en el campo y no se formalizó ni estandarizó la raza.

Pero después de la Primera Guerra Mundial, se vieron reducidos en número y pureza, por lo cual un grupo de criadores se propuso recuperar la raza. Para este cometido abrieron el primer club y en 1930 publicaron el estándar oficial. A partir de entonces, comenzó la cría y reproducción organizada de este perro. Avanzaron mucho en su objetivo, pero la Segunda Guerra Mundial se atravesó en su camino.

Después del conflicto algunos intentaron retomar la crianza de este cazador, pero un estricto estándar para la raza, que se basaba más en la apariencia (color y que no tuviera cola) que en la funcionalidad, hizo que se perdiera el interés. Entre 1965 y 1975 no se registró ningún Braco de Bourbonnais. Entonces se fundó un segundo club, que trabajo para aligerar las exigencias y trabajó en un nuevo estándar. Fue amparado por la FCI y se logró restablecer la raza. En la actualidad se presentan más perros de esta raza en Estados Unidos que en su país de origen.

Características de la raza

Es un perro grande. El macho mide entre 51 y 57 centímetros. Su peso va desde los 18 a los 25 kilogramos. La hembra tiene una altura entre 48 y 55 centímetros y pesa desde 16 hasta 22 kilogramos. Tiene un cuerpo robusto, pero muy elegante. Sus patas son rectas, huesudas, bien aplomadas. Tiene los pies con almohadillas delgadas, dedos juntos y arqueados.

Su espalda es bien musculada, corta y ancha. Tiene el pecho largo y profundo. Sus costillas son salientes y bien arqueadas. Puede no tener cola y si se presenta es bastante corta y de inserción baja. Tiene el cuello bien demarcado, aunque no es muy largo. Puede presentar algo de papada.

Tiene la cabeza bien redonda, su hocico es fuerte y ancho en la base. Su nariz es grande, sobrepasa algunas veces la base de los labios. Es del mismo color de su pelaje y tiene las ventanas bien abiertas. Sus orejas son largas, pueden llegar más abajo de la garganta en posición natural. Tiene los ojos grandes, de color avellana o ámbar oscuro. Su mirada denota inteligencia y dulzura.

La piel de este Braco no es demasiado fina. El peló sí lo es, además es corto y abundante. Sobre la espalda suele ser un poco más grueso y largo. Se presenta de los siguientes colores: marrón (moteado o con machas que van desde el sedimento del vino hasta el morado desteñido) o leonado (con parches que pueden producir un tono rosa de flor de melocotón).

¿Cómo es su comportamiento?

En la casa es un perro dulce y afectuoso. Establece relaciones sanas y cercanas con todos los miembros de la familia, pero especialmente cercano a su amo. Es una raza inteligente y colaboradora, debido a su naturaleza de trabajador en el campo. Se adapta a vivir en diferentes espacios, pero sin duda prefiera y disfruta mucho más los lugares abiertos y con naturaleza.

En la actualidad sigue siendo un perro que se utiliza mucho para las labores en el campo. En este escenario es un perro muy activo, atento y cooperador. Se adapta y aprende prácticamente cualquier tipo de caza. Es excelente rastreador y disfruta las labores junto a los humanos. Tiene una gran actitud, por lo cual también ha ganado espacio en los últimos años en las exposiciones y las muestra caninas que se realizan en Francia.

Así debe ser su cuidado

El cuidado del Braco de Boubonnais es bastante sencillo. El mantenimiento de su pelo corto y fino no es demasiado trabajoso. Un cepillado a la semana suele ser suficiente para que se mantenga en buena forma. Tampoco es un perro que se ensucie con mucha facilidad, por lo cual un baño al mes (o incluso puede extenderse más) resulta ideal. Hay que vigilar algunas zonas en específico, donde sí acumula suciedad con mayor facilidad, como las orejas. Las uñas de esta raza crecen más rápido que las de la mayoría, por lo cual se deben cortar con frecuencia.

Este perro naturalmente está desarrollado para el trabajo. Tiene un nivel de energía muy alto y si se elige como acompañante es importante brindarle las condiciones para su buen desarrollo. Esto se traduce en paseos largos e intensos diariamente, más algo de actividad en el hogar. Este cazador se desarrolla bien en diferentes lugares de la naturaleza, le gusta correr y nadar. También es bueno en el desarrollo de algunos deportes caninos como la Obediencia o Agilidad.

La salud del Braco de Bourbonnais

La expectativa de vida de este perro se ubica entre los 10 y 12 años. Son pocas las enfermedades específicas a la que tiene mayor predisposición, entre ellas se encuentran: la displasia de cadera, estenosis pulmonar del corazón y algunos problemas congénitos.