Saltar al contenido
Guía de Perros

Boyero australiano o Pastor ganadero

diciembre 4, 2018

El Boyero australiano es uno de los mejores pastores. Ha sido fundamental en el desarrollo y crecimiento de la industria de la carne en Australia. Asimismo, este perro muestra una fidelidad y adoración a su dueño muy particular, lo que también lo ha hecho destacar como excelente acompañante fuera del campo. Continúa leyendo para que conozcas la historia y todos los detalles de esta raza.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

Cargando…

Historia del Boyero australiano

Es un perro australiano. Se originó a principios del siglo XIX, cuando los anglo-australianos poblaron vastas praderas del interior occidental. Comenzaron a trabajar la tierra y a criar ganados; pero necesitaban a perro que los ayudara en el traslado por zonas que no estaban bien delimitadas. Entonces importaron desde Inglaterra a una raza llamada Smithfield para el trabajo de pastoreo; sin embargo, no se adaptó a las altas temperaturas.

Un granjero de nombre George Elliot lo ligó con el Dingoes, una raza salvaje que llevaba muchos años en el continente y luego con el Scottie Highland Collie. Dio con un buen pastor, que comenzó a ser distribuido entre todos los granjeros. Años más tarde, a dos hermanos llamados Jack y Harry Bagust se les ocurrió ligar esta raza con un Dálmata y dieron con un perro inigualable para el trabajo que estaban buscando. Ese canino era muy, muy similar al que se conoce hoy en día como Boyero australiano o Pastor Ganadero.

En 1980 fue admitido por la AKC como raza oficial y meses después todas las importante asociaciones cinólogicas del mundo lo reconocieron. En la actualidad no es un perro tan popular y es difícil conseguirlo fuera de Australia.

Características de la raza

Es un perro mediano. El macho tiene un altura entre los 46 y los 51 centímetros; mientras que la estatura de la hembra va desde los 43 hasta los 48 centímetros. Tiene un cuerpo fuerte, compacto y simétricamente bien construido.

Sus patas son gruesas, de huesos fuertes y perfectamente paralelas. Tiene la espalda fuerte y musculosa. Su pecho es profundo y moderadamente ancho. La cola es de inserción baja y está ligeramente curva. Su cuello es extremadamente fuerte, musculoso y de un largo medio.

El tamaño de su cabeza es acorde a su cuerpo. Tiene una forma ligeramente redonda y su hocico no es demasiado largo. Su nariz es negra. Tiene las orejas de un tamaño medio, son anchas en la base y las lleva erguidas cuando está en posición de alerta.  Sus ojos son ovalados, de tamaño medio. Tiene una expresión alerta y denota mucha inteligencia.

Tiene una doble capa de pelo. La interna es corta y bastante densa; mientras que la externa es lisa, dura y un poco áspera al tacto. Lo protege muy bien de la lluvia. Su pelo no es demasiado largo, se ubica entre los 2,5 y los 4 centímetros. En la zona del cuello suele ser un poco más abundante. Se presenta de color azul (moteado y con otras manchas) y moteado rojo.

¿Cómo es su comportamiento? 

Es un perro alerta, despierto y muy valiente. Como buen ganadero, se muestra enérgico, dispuesto y con una devoción implícita al deber. Tiene un carácter amable y suele relacionarse bien con las personas. Aunque sin duda con quien genera el vínculo más fuerte es con su amo, por esta razón muchos lo catalogan como un perro de una sola persona.

Es un poco desconfiado ante la presencia de los extraños, se muestra más bien expectante y atento por si debe sacar lo más fuerte de su carácter a flote. Se relaciona bien con otros perros y no suele tener demasiados problemas con otros animales, siempre y cuando socialice desde cachorro.

Es un perro que disfruta de la naturaleza y de espacios grandes en los que pueda desenvolverse durante el día. Por esta razón se adapta mucho mejor a casa, haciendas o espacios rurales, que a casa muy pequeñas. Por su gran inteligente, a veces puede mostrarse algo testarudo. Esta es una raza ideal para dueños con algo de experiencia en cuanto a la educación de los caninos. A un amo inexperto podría generarle algunos disgustos.

Cuidado del Pastor ganadero

El Pastor ganadero es un perro muy enérgico. Su naturaleza lo predisponen al trabajo duro en el campo y si no se le tiene para eso, es necesario compensar con otras actividades. Para comprometerse con esta raza, hay que estar dispuesto a realizar al menos dos paseos largos durante al día junto a él. Es buena idea incluir naturaleza en su ruta, así como planificar excursiones y otro tipo de recorrido durante la semana. Este canino es bueno en deportes de Agilidad y Obediencia.

El aseo del Boyero asutraliano es más sencillo que el de la mayoría de las razas. Tiene una doble capa de pelo que lo protege muy bien de las condiciones climáticas y lo protege de suciedades y superficies irregulares. Por esta razón no se ensucia con facilidad, no produce fuerte olores y no tiene aceites u otras sustancias naturales que deban ser protegidas. Su pelo no se enreda con facilidad, por lo cual suele basta con cepillarlo una vez a la semana. El baño se extiende normalmente si grandes dificultades hasta por seis semanas.

Así es su salud

El Pastor ganadero tiene una expectativa de vida entre los 12 y los 16 años; aunque hay numerosas historias de perros que han superado estas cifras. Es que es un canino bastante sano, son pocas las enfermedades a las que tiene predisposición. Entre ellas se encuentran: la sordera, la atrofia progresiva de retina y otros problemas que le causen pérdida de la visión. También puede padecer por displasia de cadera y de codo.