Saltar al contenido
Guía de Perros

Boston Terrier

diciembre 4, 2018

El Boston Terrier es conocido como el Caballero Estadounidense por su buenos modales y capacidad para llevar una buena vida urbana. Se desarrolló en Bostón y se convirtió en el símbolo de la ciudad. Hoy en día es la mascota oficial de la Universidad de Bostón; pero además es muy valorada en distintos hogares que quieren un compañero compacto, fiel y de buen comportamiento. Sigue leyendo para que conozcas todos los detalles de esta adorable raza.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

Cargando…

Historia del Boston Terrier

Esta raza surgió en Inglaterra alrededor del siglo XIX, pero se estableció y desarrolló en Estados Unidos tiempo después. Nació en Liverpool de la mezcla entra el Bulldog y el extinto Terrier Inglés, en la búsqueda del perro ideal para la pelea y caza de ratas. El primer perro que derivó de esta mezcla llevaba el nombre de Judge.

Después de algunos meses de crianza, su dueño lo vendió a William O’Brien, un política estadounidense que se lo llevó a Boston. Tiempo más tarde, Judge fue vendido nuevamente, su propietario pasó a ser Robert C. Hooper y a partir de aquí comenzó el desarrollo de esta raza. No está claro que otras razas fueron involucradas para refinar y dar con el perro que se conoce hoy en día.

En 1891 ya había suficientes perros similares como para desarrollar un estándar. Luego de hacerlo, se le asignó el nombre de Boston Terrier y se fundó el Boston Terrier Club. Dos años más tarde, la AKC registró el primer perro de este tipo. Con el pasar de los años, esta raza se convirtió en símbolo de la ciudad. La mascota oficial de la Universidad de Boston es el Boston Terrier y también es el perro oficial de Massachusetts.

Estas son las características de la raza

Es un perro pequeño. Su altura se ubica entre los 38 y los 43 centímetros; mientras que su peso varía entre tres tipos: menos de 6,8 kilogramos, de 6,8 a 9 kilogramos y entre 9 y 11, 35 kilogramos. De cualquier forma, el Boston Terrier tiene un cuerpo corto, compacto y de estructura cuadrado.

Sus extremidades son de un largo proporcional al cuerpo. Son fuertes, bien musculados y moderadamente separadas entre sí. Sus patas son pequeñas, redondas y compactas. Tiene cola corta, delgada y disminuye hacia la punta. Es de inserción alta y es recta o en forma de tirabuzón. Su pecho es profundo y ancho. Las costillas están bien ceñidas y se extienden hasta el lomo. Tiene la espalda corta y bien desarrollada.

Tiene el cuelo un poco arqueada y sostiene la cabeza con elegancia. Su cabeza es cuadrada, chata en la parte superior y sin arrugas. Su frene es pronunciada. Tiene las orejas pequeñas, erguidas y ubicada cerca de los borde superiores del cráneo. Su hocico es corto, grueso y cuadrado. Tiene una mordida regular. Su nariz es bien ancha y de color negro. Tiene los ojos grandes, redondos y bien separados. Son de color oscuro y dibujan una expresión alerta y afectuosa.

Tiene el pelo corto, listo y brillante. Al tacto tiene una textura muy fina. Se presenta de color atigrado, negro con matiz rojizo y negro con marcas blancas. En todos los tonos puede presentar una raya blanca en el hocico, entre los ojos y en el antepecho.

¿Cómo es su comportamiento?

Es un perro muy amable y vivaz. Tiene un carácter muy amigable, con una gran inteligencia y mucha disposición en el hogar. Por estas características es descrito en el estándar de la raza como “un compañero incomparable”. Es un canino desarrollado en la ciudad, por lo cual es ideal para la vida urbana. Suele tener unos modales impecables, siempre dispuesto para un caminata a la cafetería o una vuelta por el parque. Por esta razón es conocido como el “Caballero Estadounidense”. Es amistoso con todos los que consigue a su paso y tiene un gran carisma.

El Boston Terrier disfruta mucho de la compañía humana. Le gusta llamar la atención de su dueño, para lo cual cuenta con grandes dotes de gracia. Muchos propietarios lo describen como una fuente inagotable de risas. Es conocido por su buena relación con los niños, siempre y cuando respeten su espacio y no lo maltraten. Por su gran inteligencia, algunos lo describen como testarudo y de difícil aprendizaje; sin embargo, con los métodos adecuados es de los mejores perros para ser entrenados.

Cuidado del “Caballero Estadounidense”

Este perro necesita una actividad física regular. No tanto por la cantidad de energía que posee, sino por la necesidad de compañía y tiene de calidad que reclama. De hecho, no es suficiente con sacarlo y dejarlo al aire libre para que juegue, o ponerlo en el patio para que corra. Normalmente necesitará que se interactue con él, bien sea con algún juguete, o con algún juego particular.

Es importante no dejarlo solo durante mucho tiempo, puede volverse destructivo y desarrollar ansiedad por separación. Le gusta participar en deportes y actividades caninas, tales como el Agility, el Rally o el Flyball. Si no, con una pelota ay algunas carreras, puede bastar para que este canino sea feliz.

Su cuidado estético no es tan demandante; sin embargo, un cepillado constante promueve la renovación de pelo y la distribución de aceites naturales por todo su cuerpo. Asimismo, usualmente el baño no es necesario con demasiada frecuencia, al menos que frecuente zonas fangosas o con mucho sucio.

Por otro lado, es importante cortar frecuentemente las uñas de esta mascota, o podrían generarle dolor y problemas para caminar con normalidad. El cuidado de sus ojos prominentes también debe ser muy especial. Es buena idea cargar siempre gotas oculares salinas para ponérselas y eliminar polvo o residuos que podrían desencadenar en una enfermedad ocular. Por último, se debe tener en cuenta que esta raza puede presentar problemas para respirar en lugares muy cerrado o calientes, por lo cual el lugar para su descanso debe ser muy bien escogido.

Así es su salud

El Boston Terrier tiene una expectativa de vida entre los 11 y los 13 años. Los principales problemas de salud que puede presentar están relacionados con sus prominentes ojos. Esta raza suele desarrollar cataratas, úlceras corneales y glaucoma. Asimismo, los problemas respiratorios y de altas temperaturas en su cuerpo pueden aparecer cuando se le somete a temperaturas muy altas o lugares húmedos durante mucho tiempo. Por último, también pueden padecer por sordera y luxación patelar.