Saltar al contenido
Guía de Perros

Bedlington

El Bedlington es un antiguo terrier inglés. Se originó en el sector del mismo nombre, con el objetivo de ayudar exterminar las alimañas en el campo. Se convirtió más tarde en una versátil cazador y destacó con los años como buen acompañante. En la actualidad es el orgullo de los habitantes del noroeste de Inglaterra, al punto de que un equipo de fútbol asumió el nombre de «Los Terriers». Si quiere conocer todo sobre esta raza, sigue leyendo.

Historia del Bedlington

Es una raza inglesa. Surgió en el distrito minero de Bedlington alrededor de 1800 y de ahí adquirió su nombre. En principio se empleó como exterminador de roedores y alimañas, pero luego fue reconocido como un versátil cazador. Fue el elegido de muchos cazadores de a pie y comenzó a ser reconocido como el perro gitano.

Su fama fue creciendo poco a poco, pero en 1825 tomó un giro cruel. Algunos mineros empezaron a criarlos como perros de pelea y se decía que en este rol destacaban por luchar hasta la muerte. Hasta que este tipo de competencias fueron prohibidas y en 1877 un grupo de criadores creó una Asociación pare refinar y fortalecer a la raza.

Nueve años después, entró en el registro de la AKC. Desde entonces es conocido como un buen terrier para el trabajo y destaca también como buen compañero. En la ciudad de Bedlington están orgullosos de su más famosa exportación, al punto de que un equipo de fútbol local se hace llamar «Los Terriers».

Características de la raza 

Es un perro mediano. Tiene una altura entre los 40 y los 42 centímetros, dependiendo del género y otros factores. Su peso va desde los 8 hasta los 10 kilogramos. Tiene un cuerpo musculoso y notablemente flexible. No tiene ningún signo de debilidad ni de tosquedad.

Sus patas son rectas, musculosas y moderadamente largas. Tiene los pies largos, como los de una liebre, con almohadillas gruesas y compactas. Su espalda presenta un arco natural y tiene el pecho bastante ancho y profundo. Tiene la cola larga, gruesa en la base y se afina hacia la punta. Es de implantación baja y la lleva ligeramente curva.

Su cuello es largo y disminuye hacia la nuca. Tiene la base profunda y sin papada. Su cabeza es estrecha, profunda y en forma de pera. Está cubierta por un mechón sedoso y abundante. Su hocico está bien lleno desde los ojos, tiene mordida de tijera, con dientes grandes y fuertes. Sus orejas son de inserción baja, tienen un tamaño moderado y forma de avellana. Las lleva colgando, planas, junto a la mejilla. Su expresión es dulce y amable.

Tiene un pelo muy distintivo. Es denso en hilachoso, sin estar adherido a la piel. Es enroscado, especialmente en la cabeza y la cara. Se presenta de color azul, hígado o arena. Puede tener manchas color fuego en diferentes lugares del cuerpo.

¿Cómo es su comportamiento?

Es un pero lleno de confianza. Se muestra valiente, atento y curioso en todo en momento. Es noble, afectuoso y cercano a su familia. Desarrolla un vínculo especial con su amo, al que acompaña en el rol que se le asigne dentro del hogar. Le encanta ser el centro de atención y hace lo que sea necesario para lograrlo.

En al campo es valeroso, intenso, con gran capacidad para la vas y otros labores. Prefiere vivir en espacios abiertos, ahí se desarrolla mejor y tiene el espacio suficiente para emplear toda su energía. Es una raza muy inteligente, tiene gran capacidad para aprender y adaptarse a diferentes circunstancias. Está dispuesto para el trabajo y tiene un enorme instinto de caza.

Así debe ser su cuidado

El pelo del Bedlington es relativamente sencillo de cuidar. No suele enredarse con facilidad y se mantiene limpio bastante más que el de otras razas peludas. Asta con cepillar una vez a la semana y en baño suele extender hasta por un mes. El mayor trabajo que da este particular pelaje, es que acostumbra a llevar un corte especial, que lo hace muy parecido a una oveja. Para esto, existen muchas peluquerías cabinas especialistas que ofrecen el servicios, pero otros propietarios prefieren aprender y conseguir los utensilios para hacerlos ellos mismos.

Por otro lado, como buen terrier, esta raza tiene una gran energía. Por esta razón necesita frecuentes y largo paseos para mantener saludable y feliz. Este perro es buen compañeros para caminatas o trotes y el encanta el intercambio con la naturaleza. Su instinto de prensa es muy alto, por lo cual es recomendable que siempre lleve su cadena o se desenvuelva en lugares cerrados, para evitar que corra tras el primer animal que vea en el camino.

La salud del Bedlington

Este perro tiene una expectativa de vida entre los 11 y 16 años. Entre sus principales problemas de salud se encuentran: la displasia de codo y de cadera, el hipotiroidismo, la enfermedad de von Willebrand’s, trombopatía y algunos padecimientos oculares.