Saltar al contenido
Guía de Perros

Basenji

octubre 31, 2018

El Basenji se conoce como el perro que no ladra. Pero no es mudo, ni le falta carácter a este canino apreciado por los faraones del antiguo Egipto. Es una raza muy inteligente, con una gran capacidad para la caza y otros atributos que le han hecho resaltar a lo largo de los años. Sigue leyendo para que te enteres de todas las características de este perro.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

Historia del Basenji

Es una de las razas más antiguas del mundo. Son nativos de África Central y fueron obsequiados a los faraones del antiguo Egipto. Por esta razón es posible ver en las antiguas pinturas de esta civilización la representación de este canino. También luce en el arte mesopotámico y babilónico. Fue un perro muy apreciado por esta población, que lo utilizaba para la caza y lo recibía como un excelente compañero.

Tras la desaparición de estas civilizaciones, el Basenji sobrevivió como perro salvaje en la cabecera de los ríos Congo y Nilo. También las tribus africanas los siguieron criando como ayudantes para la caza, sobre todo por su gran habilidad para saltar en vertical. De acá viene su nombre, que significa perro que salta en africano.

Su aislamiento permitió que la raza se mantuviera intacta hasta su introducción al mundo occidental a finales del siglo XIX. Un explorador inglés regresó a su tierra con una pareja de esta raza y aunque no vivieron mucho tiempo, llamaron la atención de un lugareño que años más tarde importó también a dos perros. Los exhibió en una exposición y se dice que causaron tanto revuelo en la sociedad británica que tuvieron que llamar a la policía para controlar a la gente.

La hembra murió con el tiempo, pero el macho, llamado Bois se mantuvo con vida. Un criador de Bostón, que tenía una hembra, lo adquirió y dirigió la primera cría de Basenjis en América. Al poco tiempo la raza se estableció y fue reconocida por la diferentes organizaciones de caninos. Hoy en día no es una raza tan popular, pero es bastante conocida.

Estas son su características

Es un perro pequeño. El macho mide 43 centímetros y pesa 11 kilogramos. Por su parte, la estatura de la hembra se ubica en los 40 centímetros, mientras que su peso no suele superar los 9, 5 kilogramos. Tiene un cuerpo de constitución liviano y muy equilibrado.

Sus patas son largas, en comparación con el tamaño del cuerpo. Están bien aplomadas y son de huesos finos. Tiene la espalda corta y nivelada, mientras que su pecho es bastante profundo. Las costillas están bien arqueadas y son ovaladas. Tiene una cola de inserción alta, que lleva enroscada apretadamente sobre el dorso.

Tiene el cuello delgado, de buena longitud y le da a la cabeza un parte altivo. Su cráneo es plano, bien moldeado y de anchura mediana. Se adelgaza gradualmente hacia la nariz. Su depresión naso-frontal no se marca mucho. Tiene las orejas pequeñas, terminadas en punta y las lleva erectas. Sus ojos tienen forma de almendra y son oscuros. Su mirada es distante y su expresión es muy misteriosa.

Su pelo es corto, fino, espeso y brillante. Puede presentarse de los siguientes colores: negro puro y blanco; rojo y blanco; negro y fuego, y blanco con “pepitas de melón” sobre los ojos y marcas fuego en hocico y mejillas; negro; leonado y blanco; y atigrado.

¿Cómo es su comportamiento?

El aspecto más conocido del comportamiento del Basenji es que no ladra. Pero esto no significa que sea mudo, emite sonidos que algunos describen como una risa ahogada o un canto. El tono varía dependiendo de la situación que se presente.

Es un perro muy inteligente. Este rasgo lo hace un poco testarudo, pues no le interesa hacer o dejar de hacer para complacer a los demás. También le da una personalidad muy felina, pues aunque es afectuoso, no es tan cercano como otras razas. Sin embargo, suele desarrollar una buena relación con su amo, es una canino fiel y que se mantendrá al margen, pero cercano.

Con los desconocidos es bastante reservado y no es un perro ideal para familias con niños pequeños, pues no disfruta de juegos como buscar a la pelota o carreras sin razón. Con otros animales, incluidos caninos, el Basenji suele ser muy dominante. Es posible que desarrolle una buena relación con alguno si se le socializa y se le acostumbra a su presencia desde muy pequeño.

El Basenji prefiere vivir en lugares grandes, donde puede tener su propio espacio y a la vez mantener el acceso a la familia durante el día. También puede adaptarse a casas más pequeñas, siempre y cuando puede gastar su gran energía en largos paseos durante el día.

Así debe ser su cuidado

El cuidado estético del Basenji es realmente sencillo. Es un perro muy aseado, suele acicalarse a sí mismo como los felinos, prácticamente no bota pelos y difícilmente presentará algún tipo de olor característico de otras razas.

Por esta razón no es necesario que se realice su baño de manera tan frecuente, ni se debe ser un esclavo del cepillado. De igual manera no se descuidará por completo su aseo, se debe estar atento a la suciedad que pueda acumular en zonas como las orejas y los baños secos siempre son buena idea.

El Basenji es un perro activo y energético. Requiere una buena cantidad de ejercicio físico y mental para evitar que se aburra, desarrolle ansiedad y se vuelva algo destructivo. Es necesario que paseo al menos dos veces al día y aunque no debe ser de alta intensidad, sí tiene que extenderse por un buen período de tiempo.

Es importante considerar que el instinto de caza de esta raza es bien alto, por lo cual es arriesgado pasearlo sin cadena. Por último, los deportes caninos se le dan muy bien a la raza, es buena idea anotarlo en actividades tales como el Agility.

¿Cómo es su salud?

El Basenji tiene una expectativa de vida entre los 12 y los 14 años. Entre los padecimientos a los que tiene mayor predisposición se encuentran: los problemas renales, como el síndrome de Fanconi; la atrofia progresiva de retin, algunos problemas intestinales y la obesidad, cuando realiza el ejercicio que necesita.