Saltar al contenido
Guía de Perros

Afgano

octubre 17, 2018

El Afgano es una de las razas más antiguas. Tiene una gran belleza y mucha destreza en el campo. Ha tenido una gran notoriedad a lo largo de la historia, Pablo Picasso tuvo uno y Mattel lo tomó como inspiración para fabricar la mascota de Barbie. Es un perro muy inteligente, pero independiente y con un comportamiento muy particular. ¿Quieres conocer más sobre este canino afgano? Sigue leyendo.

Historia

Es una raza con una larga historia. No se conoce con exactitud la época en el que se originó, pero algunos estudios aseguran que es la raza pura más antigua de todas. Un famoso mito respalda esta teoría, pues dice que fue el Afgano representó a los sabuesos en el Arca de Noé. Se desarrolló en una zona montañosa entre los territorios que hoy se conocen como Afganistán, India y Pakistán.

Era un compañero de caza y así trascendió al mundo occidental. Los primeros caninos de esta raza en llegar a Inglaterra lo hicieron en el siglo XIX. Uno de ellos, que llevaba el nombre de Shazada, fue preservado por el Museo Británico de Historia Natural. En estos años  era un perro casi exclusivo de la nobleza británica.

Después de 1927, año en el que se escribió el primer estándar de la raza, fue que comenzó a ganar popularidad entre los criadores. Entonces fue exportado a Estados Unidos y en este país terminó de ganar notoriedad. Se cree que la famosa escultura de Pablo Picasso en el Daley Plaza de Chicago fue inspirado en su Afgano llamado Kabul. Otro hecho que demuestra su popularidad desde hace muchos años, es que fue el escogido por Mattel para representar la mascota de su famosa muñeca Barbie.

Sus características

Es un perro grande. Pertenece al conjunto de razas lebreles, lo cual quiere decir que tiene características física especiales para las carreras. Por esta razón, es conocido en muchos lugares como Galgo Afgano. El macho puede medir entre los 68 y los 74 centímetros. Su peso va desde los 26 hasta los 34 kilogramos. La estatura de la hembra está entre 63 y los 69 centímetros y su peso varía desde los 24 hasta los 32 kilogramos.

Tiene las patas largas, poderosas, dotadas de buena musculatura. No son pesadas. Su espalda es recta, moderadamente larga. Tiene el pecho profundo, con las costillas arqueadas. Su cola es de inserción baja, no demasiada corta y la lleva en alto cuando camina. Sus orejas son de inserción bajas y están colocadas bien atrás de la cabeza.

La cabeza de este canino es alargada, con un stop no muy marcado y un mechón muy particular. Su hocico es largo, tiene mordida de pinza. Los ojos son casi triangulares, pueden ser oscuros o de tonos dorados. Tiene una mirada pacifica, que junto a su postura corporal y su particular movimiento, le da un toque muy refinado y elegante.

El pelaje es largo y sedoso, lo cual lo ayuda a adaptarse muy bien en bajas temperaturas. En algunas zonas, como en la montura, es un poco más corto y apretado. Los colores son muy diversos, tanto que no se excluye ninguno del estándar de la raza; sin embargo, el más común es un tono arena.

Carácter del Afgano

Es un perro muy independiente, sus muestras de cariño son distintas a las de otras razas. Algunas veces puede mostrarse algo distante, lo que desconcierta a varios de sus amos. Es muy inteligente, pero no suele expresarlo en el aprendizaje de trucos o adiestramiento. Más bien le hace complicado distinguir quien es el líder y puede intentar imponerse.

Es una raza con mucha energía y por su gran tamaño es ideal para casa grandes. Disfrutará de actividades en el jardín y su pelaje lo hace desenvolverse bien a temperaturas bajas. Necesita largos paseos y estimulo mental. No es el perro ideal para niños pequeños, no tiene mucha paciencia para las travesuras. Se relaciona mejor con adolescentes. Suele ser muy sociable y tener buena relación con otros perros y mascotas.

¿Cómo cuidarlo?

El Afgano tiene mucha energía. Necesita al menos dos largos paseos durante el día. Aprecia mucho la naturaleza y le gusta relacionarse con otros animales; aunque si es muy pequeño puede percibirlo como una liebre y perseguirlo. Es importante cuidar su alimentación, por el gran desgaste físico y su tamaño necesita raciones generosas. De igual manera es recomendable que un especialista colabore en la elaboración de su dieta.

En el cuidado estético lo más importante es el mantenimiento de su bello pelaje. La mejor opción es que un especialista sea el encargado de hacerlo, pero también puedes encargarte tú mismo en casa. El cepillado debes hacerlo cuando tenga el pelo húmedo, de lo contrario puede ser contraproducente para su brillo y apariencia.

Salud

Su expectativa de vida es de 12 a 14 años. Entre sus principales padecimientos se encuentran problemas oculares, tales como cataratas y entropión. La displasia de cadera también puede afectar al Afgano y puede presentar algunos problemas en la piel. De resto, suele ser una mascota muy sana durante toda su existencia.